InternacionalesTailandia

Rescatan al noveno y décimo niño de la cueva de Tham Luang

Quedan en el interior otros dos menores y el joven entrenador de fútbol que los acompañaba. Los salvados están invitados por FIFA a la final del domingo

Otros dos niños fueron rescatados este martes por socorristas de una cueva inundada de Tailandia en la que quedaron atrapados hace más de dos semanas, por lo cual quedan en el interior otros dos menores y el joven entrenador de fútbol que los acompañaba.

Los socorristas continuaban las operaciones iniciadas el domingo para salvar a los tres últimos integrantes del club de fútbol "Jabalíes Salvajes" bloqueados en la cueva por la lluvia que inundó las galerías de acceso.

Su rescate pondrá fin a un complejo operativo que atrapó la atención del mundo entero, desencadenó masivas jornadas de oración en Tailandia y contó con la colaboración de buzos experimentados de varios países.

"Un décimo niño está en la entrada de la cueva camino al hospital de campaña", dijo un oficial de la marina a la AFP que pidió el anonimato.

Un funcionario de Gobierno local confirmó la información mientras una fuente de la policía especificó que "el noveno y décimo salieron con unos 20 minutos de diferencia".

De las trece personas atrapadas durante 18 días en la cueva, faltan rescatar dos niños y el entrenador.

Antes de revelar el rescate del noveno niño, Narongsak Osottanakorn, a cargo de la célula de crisis, dijo que también saldrán este martes un médico y tres miembros de la marina tailandesa, que se sumaron al grupo desde que los encontraron en la cueva.

Los ocho niños -cuatro rescatados el domingo y cuatro el lunes- extraídos de la cueva por un equipo de experimentados buzos extranjeros flanqueados por miembros de la marina tailandesa se encuentran en "buen estado" de salud, indicaron las autoridades.

Entre los túneles inundados y los estrechos pasadizos por los que hay que deslizarse, el recorrido está lleno de dificultades.

"Los ocho están en buen estado, no tienen fiebre", anunció ante la prensa Jesada Chokedamrongsuk, secretario permanente del Ministerio de Salud Pública, desde el hospital Chiang Rai. "Todos están en buen estado mental".

Los primeros niños rescatados fueron sometidos a radiologías y análisis de sangre. Dos de ellos, que mostraban síntomas de neumonía, recibieron antibióticos y se encuentran en un "estado normal", dijo el responsable, que indicó que todos permanecerán en observación en el hospital durante una semana.

FAMOSOS

Toda Tailandia sigue con atención la saga de los 12 menores, de entre 11 y 16 años y miembros de un equipo de fútbol, y de su entrenador, de 25 años, que quedaron atrapados en la cueva el 23 de junio por el aumento de las aguas.

Pero el drama también es seguido de cerca desde el extranjero. Los medios internacionales enviaron cientos de periodistas al lugar y los niños recibieron mensajes de apoyo de celebridades de lo más diverso, desde el presidente estadounidense, Donald Trump, hasta el gurú de la tecnología Elon Musk, pasando por el astro argentino del fútbol Lionel Messi.

El jefe de la junta militar que gobierna Tailandia, el general Prayut Chan-O-Cha, recibió el lunes en la cueva a Musk, presidente de SpaceX. Después, el emprendedor volvió a anunciar en Twitter su propuesta de un minisubmarino para sacar a los cinco jóvenes restantes de la cueva, donde ya pasaron 17 noches.

Las lluvias que empezaron a caer el martes añadían presión a las operaciones para rescatar a los cuatro niños restantes y a su entrenador.

SIN HORARIO

Un responsable de las operaciones de rescate explicó a la AFP que aún no se habían fijado los horarios de la nueva misión.

"Pero garantizo que todos estarán seguros", dijo, mostrando el optimismo generalizado entre los socorristas tras el éxito de los dos primeros rescates.

Los futbolistas de los "Jabalíes Salvajes" pasaron nueve días en las entrañas de la cueva hasta que dos buzos británicos lograron dar con ellos, a principios de la semana pasada. Demacrados pero vivos, estaban encaramados en una roca a más de cuatro kilómetros de la entrada de la cueva.

Tras el descubrimiento, los socorristas revisaron desesperadamente todas las opciones posibles, desde cavar túneles desde la montaña hasta hacerles esperar bajo tierra durante semanas el fin de la época del monzón.

Pero frente a la amenaza de nuevas lluvias y de una bajada de los niveles de oxígeno en la cámara en la que estaba refugiado el grupo, las autoridades decidieron el domingo jugarse el todo por el todo e iniciar la evacuación.

El avance de las operaciones alegró a los allegados y familiares de los chicos.

"Quiero que se encuentre bien y que regrese rápido a la escuela", dijo Phansa Namyee, un compañero de clase de uno de los jugadores, 'Night', de 16 años. "Quiero jugar con ellos, llevarlo al restaurante y pasar tiempo juntos".

SIN FINAL DEL MUNDIAL

Los niños miembros de un equipo de fútbol que están siendo rescatados de una cueva inundada en Tailandia no podrán asistir a la final del Mundial de fútbol en Rusia, este domingo 15 de julio, invitados por la FIFA, anunció el martes el cuerpo médico que los atiende.

"No pueden ir, deben permanecer en el hospital durante un tiempo", declaró Thongchai Lertwilairatanapong, alto responsable del ministerio de Sanidad tailandés, en una primera conferencia de prensa en la que dio pormenores sobre la salud de los niños.

"Es probable que la vean por televisión", agregó ante la prensa en el hospital de Chiang Rai.

Ocho jóvenes de los 13 atrapados ya fueron evacuados y se encuentran en cuarentena en el hospital, a la espera de ver si contrajeron infecciones. Dos tienen síntomas de pulmonía. Todos usan anteojos para el sol para acostumbrarse a la luz del día.

Los niños ingresaron en la cueva hace dos semanas, sin víveres, y están débiles, aunque en el conjunto su estado de salud es considerado como bueno. Los últimos cinco deberían salir el martes.

El presidente de la Federación internacional de fútbol, Gianni Infantino, había invitado a los niños a asistir a la final del Mundial el 15 de julio en Moscú, en una carta hecha pública el 6 de julio.

"Si, como todos deseamos, se reencuentran con sus familias en los próximos días y su salud les permite hacer el viaje, la FIFA estaría encantada en invitarles a ver la final del Mundial-2018", escribió Infantino en la carta dirigida al presidente de la Federación Tailandesa de Fútbol.

Dejá tu comentario