AFP

Razones a favor y en contra de creerse la superioridad de Pogacar

Tadej Pogacar, sólido maillot amarillo del Tour de Francia, ha exhibido tal superioridad en la primera contrarreloj y en las dos etapas alpinas, que se han vuelto a levantar las sospechas que acompañan semejante supremacía en este deporte.

Tadej Pogacar, sólido maillot amarillo del Tour de Francia, ha exhibido tal superioridad en la primera contrarreloj y en las dos etapas alpinas, que se han vuelto a levantar las sospechas que acompañan semejante supremacía en este deporte.

Para ver un poco más claro, estos son los argumentos a favor y en contra del joven esloveno, que el año pasado ya dio la sorpresa al convertirse, con 21 años, en el segundo ciclista más joven en ganar el Tour.

+ Es el vigente campeón:

"¿Por qué dudar?", estima el ganador del Tour 2010, el luxemburgués Andy Schleck. "Es quizá el mayor talento que hayamos visto desde Eddy Merckx, no lo sabemos aún hoy, está al comienzo de su carrera".

Un dato: en el pasado, la segunda victoria en un Tour ha sido casi siempre más clara que la primera. Sin remontarse a Bernard Hinault (1979) y Laurent Fignon (1984), que aplastaron a sus rivales de carrera, los españoles Miguel Indurain (1992) y Alberto Contador (2009) dominaron con claridad a sus adversarios en su segunda victoria. Es el mismo caso, más recientemente, del británico Chris Froome en 2015.

+ Su pasado:

Pogacar ganó en 2018 el Tour del Porvenir, la prueba referencia en la categoría amateur. Un año después de que lo hiciera el colombiano Egan Bernal, que le precedió en el palmarés del Tour con su victoria en 2019.

En categoría junior, el esloveno ya figuraba entre los mejores corredores, pero sin ejercer un dominio claro como sí hizo después el belga Remco Evenepoel. No fue hasta 2019, en su primer año de profesional, cuando Pogacar dio un impresionante salto cualitativo al finalizar tercero en la Vuelta a España, su primera grande, ganando además tres etapas.

+ Todos sus controles negativos:

"No tengo motivos para dudar del resultado", aseguró el sábado el presidente de la Unión Ciclista Internacional (UCI) David Lappartient, en base a los controles antidopaje a los que se ha sometido el maillot amarillo, todos negativos.

Tras un año 2020 alterado en este apartado de la lucha antidopaje por la pandemia del coronavirus ("es evidente que ha funcionado al ralentí, como cualquier otra actividad", admitió el director del Tour Christian Prudhomme antes de la salida), la UCI precisó antes del inicio en Brest que la situación había vuelto a la normalidad por el número de controles realizados, tanto en competición como fuera de ella.

- Su nivel de rendimiento:

En la contrarreloj, Pogacar derrotó a especialistas en este ejercicio como el vigente campeón de Europa, el suizo Stefan Küng. En la primera etapa de montaña, subió en tiempo récord los dos últimos puertos, aunque las referencias sean limitadas en el encadenamiento del Col de Romme y la Colombière.

Más allá de las cifras, es la superioridad mostrada por el esloveno lo que llama la atención. Aunque conviene también recordar que Pogacar se ha quedado en este Tour sin su principal rival, el también esloveno Primoz Roglic, el único que pudo competir con él en el Tour de 2020, y que en esta edición perdió pronto todas sus opciones tras una caída que le obligó a retirarse.

- Su entorno:

El equipo UAE está dirigido por Mauro Gianetti y por Josean Fernández 'Matxin', dos antiguos responsables del desaparecido equipo Saunier-Duval, que creó polémica en la década de los años 2000 ya que sus principales corredores (Ricco, Piepoli, Cobo, Mayo) estuvieron en el punto de mira de las autoridades antidopaje.

Enfrentado a la sospecha, Pogacar también paga por su nacionalidad, ya que Eslovenia fue un país en el centro del asunto Aderlass, (una red de dopaje destapada en 2019, primero en Austria, pero después en otros países como en esta exrepública yugoslava). Conviene precisar que el nombre del ciclista nunca apareció en esta red de dopaje sanguíneo que afectó a numerosos deportes.

- El pasado del ciclismo:

"El público siempre duda", lamenta Andy Schleck, en línea con la opinión de otro vencedor del Tour, el francés Bernard Thévenet: "Su rendimiento es fantástico, extraordinario, pero eso ya se ha visto en el ciclismo". El Tour, no obstante, ha aprendido a ser prudente en este aspecto, sobre todo tras el traumático periodo de Lance Armstrong, cuyas siete victorias entre 1999 y 2005 fueron anuladas años más tarde, cuando el ciclista estadounidense admitió haberse dopado.

El Movimiento por un Ciclismo Creíble, la asociación de equipos que lucha contra el dopaje y a la que no pertenece el UAE, asegura que siempre hay que estar vigilantes, lo que provoca dos preguntas aparentemente antagónicas: ¿Ha entrado el Tour de nuevo en un periodo de sombras?, pero también ¿están prohibidas las hazañas en el ciclismo?"

jm-dga/fbr/mcd/pm

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario