InternacionalesCuba | Raúl Castro | Miguel Díaz-Canel

¿Quién es Miguel Díaz-Canel, el hombre que sustituirá a Raúl Castro al mando de Cuba?

Un hombre nacido después de la revolución de 1959 tomará la posta de los Castro. Seguirá bajo la tutela de Raúl. De hombre con "mente abierta" a empleado ejemplar del polituburó.

La Asamblea Nacional se reúne este miércoles para nombrar a Miguel Díaz-Canel como presidente de Cuba en sustitución de Raúl Castro, que seguirá al frente del partido hasta 2021.

El nombre de Díaz Canel es poco conocido fuera de la isla. Últimamente ha sido enviado a misiones protocolares para que de una vez por todo levante cabeza entre la multitud de militantes comunistas.

Es ingeniero electrónico, tiene 57 años y es el primer dirigente nacido después de la revolución en llegar a lo más alto de la cúpula cubana.

No se esperan grandes cambios en Cuba por el traspaso de mando. Díaz Canel tiene fama de ser más abierto que los Castro en temas sociales y no proviene de la piñata militar, base de la estructura económica y de contención social.

Raúl lo prefirió a su propio hijo Alejandro Castro Espín, un joven militar que mantiene bajo perfil pese a su enorme poder.

Sin apuro y de la mano de su inquebrantable fe en el proceso fidelista, Díaz-Canel vio como sus posibles competidores para el cargo fueron cayendo uno a uno.

Vio, por ejemplo, como los delfines Carlos Lage (otrora todopoderoso conductor de la economía), y los excancilleres Roberto Robaina y Felipe Pérez Roque resultaron defenestrados, humillados y enviados al olvido por ser "advenedizos", según palabras de Fidel. En 2009 esa "limpieza" mostró que los Castro no estaban dispuestos a ceder el poder y menos a dejar gente con ambiciones propias.

Díaz Canel empezó su carrera política en 1994, como secretario del PC en la provincia de Villa Clara, posición que mantuvo hasta 2003. Tenia más poder que el propio gobernador y todos alababan su cercanía, su capacidad para ir a trabajar, para conocer los pormenores de la vida de todos, y luego de su horario ir a hacer las guardias revolucionarias.

En esos tiempos brilló con luz propia lejos de las luces habaneras. Era el peludo que gobernaba en bicicleta y escuchaba a The Beatles. En su provincia Villa Clara abrió el camino para las manifestaciones LGTB en "El Menjunje" y de disidentes.

Fue el primer dirigente que usaba laptop en la isla y uno de los primeros que permitió que organizaciones -relativamente- disidentes actuaran y participaran de los medios de comunicación locales. El programa de investigación Alta Tensión de la CMHW hubiera sido exterminado por la dedicada policía cubana si no fuera por la protección de Díaz Canel.

En los últimos años fue promovido a otras posiciones hasta que Raúl Castro lo llamó a La Habana para ocupar el Ministerio de Educación Superior. Fue una medida para saber si era el hombre indicado y hasta el momento se mantiene en lugares de privilegio.

Para entonces Díaz Canel se perdió en la medianía del politburó, dejó de conceder entrevistas y se dedicó a complacer el estilo de conducción de los Castro.

Su fama de hombre abierto también prescribió con su llegada a las grandes ligas.

En 2017, en un vídeo filtrado por la oposición, se le ve en una reunión con militantes del partido cargando contra los “proyectos con contenidos subversivos” que están apareciendo en la isla, llegando a anunciar el cierre de algunos “muy agresivos contra la revolución”.

En sus manos estará la difícil tarea de dar continuidad a las reformas económicas iniciadas de manera tibia por Raúl Castro y legitimarse en el poder sin dar la espalda a las conquistas de la revolución.

Sus principales retos estarán en el campo económico, como la unificación monetaria (reunir en una sola moneda el peso convertible, equiparable al dólar y utilizado para pagar los productos importados y los servicios, y el peso cubano, de uso doméstico) y aumentar la concesión de licencias a pequeñas y medianas empresas.

Dejá tu comentario