PRÓXIMO VIVO 12:25HS
RECIBÍ EL NEWSLETTER

¿Qué pierden España y Cataluña con su separación?

Ambos pierden patrimonio cultural, conocimiento académico, posiciones estratégicas, pero sobre todo dinero, mucho dinero.

27 de octubre de 2017, 12:27hs

 QUÉ PIERDE CATALUÑA


Si Cataluña se convierte en un nuevo Estado, deberá solicitar su ingreso a la Unión Europea y cumplir las condiciones rigurosas que esta exige. El proceso que demora años.

El gobierno catalán cree que se hará una excepción, según un informe de BBC Mundo.

Estar fuera implicaría no tener acceso a un mercado en el que las personas y los bienes pueden moverse libremente sin necesidad de visados o tasas aduaneras.

Las empresas y universidades tampoco podrían participar en programas europeos de investigación, que suponen una importante fuente de financiación para muchos científicos.

Hoy, Cataluña tiene asignados 1.521 millones de euros (US$1.784 millones) en ayudas de los Fondos Estructurales y de Inversión para el periodo 2014-2020, según datos de la UE.

La idea de los independentistas es utilizar el euro incluso si queda fuera de la Eurozona.

Así lo estipulan los informes elaborados por el Consejo Asesor para la Transición Nacional (CATN), el organismo que la Generalitat creó para estudiar y diseñar el camino a la fundación de un nuevo Estado.

Una Cataluña independiente nacería con una fuga de empresas y capitales que no le permitiría hacer frente a pagos como los sueldos de sus funcionarios "ni los primeros 100 días", señalan los informes oficiales.

Nadie le prestaría en euros al Estado catalán, así que tendría que imprimir su propia moneda y esta sería brutalmente inflacionista

Al quedar fuera de la Eurozona, Cataluña perdería la red de seguridad que supone el Banco Central Europeo (BCE), que durante la crisis rescató a varias entidades españolas.

Dos de los bancos catalanes más grandes, el Banco Sabadell y CaixaBank, ya decidieron trasladar su sede a otras regiones de España.

Cataluña aporta al Estado español 16.000 millones de euros (unos US$18.766 millones), lo que supone un 8% de su PIB.

"Esto no quiere decir que Cataluña vaya a ganar de forma inmediata 16.000 millones de euros", dijo a BBC Mundo el profesor del máster en Fiscalidad de la UPF Barcelona School of Management, Albert Sagués.

Existen gastos que de momento asume España, como el del ejército, la seguridad social y las jubilaciones. Según los cálculos de Sagués, una vez descontados, a la Generalitat le quedaría un superávit de 8.000 millones de euros.

El gobierno central admite que Cataluña tiene un saldo fiscal negativo, pero lo sitúa en el 5,02% del PIB en vez del 8%, según los datos del Ministerio de Hacienda. Es decir, unos 9.900 millones de euros (unos US$11.500).

Según el ministro de Economía español, Luis de Guindos, el PIB catalán se contraería en entre el 25% y el 30% en caso de secesión. El banco Credit Suisse sitúa esta reducción en, al menos, el 20%, según el documento de Asuntos Exteriores.

Los informes, incluso los de la Generalitat, dan por sentado que la producción del nuevo país sufrirá un boicot por parte de España.

Una de cada tres firmas exportadoras en España tiene su sede en esta región, que aporta el 25% de las exportaciones del país, según los datos del Ministerio de Economía.

Empresarios alertan sobre las "graves consecuencias" económicas si Cataluña declara su independencia de España

Según esta misma entidad, España compra el 40% de los productos que salen de Cataluña y otro 40% va a parar al resto de la UE. Además, el 14,3% de los turistas que visitan la región proceden del resto de España.

Aún así, el CATN cree que un boicot sólo provocaría una caída del PIB que "muy difícilmente superaría el 2%".

QUÉ PIERDE ESPAÑA

Cataluña registró el año pasado un PIB récord: 223.629 millones de euros (unos US$261.500 millones). Una cifra por encima de la economía de Ecuador y que duplica la de Panamá.

La independencia le costaría a España entonces decir adiós al 19% de su PIB y el 18,4% de sus empresas.

El PIB per cápita caería unos US$1.000 hasta los 23.250 euros (unos US$27.219), según los cálculos de Sagués.

Cataluña aporta unos 70.300 millones de euros (unos US$82.300) a las arcas españolas, más que el resto de regiones, según los datos del Ministerio de Hacienda más recientes (2014).

De estos, el gobierno central se queda con unos US$11.500 que utiliza para ayudar a áreas más pobres como Extremadura o las ciudades de Ceuta y Melilla. "En otras palabras, España hace negocio", opinó Sagués.

Cataluña es una región que ha invertido mucho en Unnovaciín y Desarrollo (I+D ) y ha desarrollado industrias pioneras en España.

De las 108.963 publicaciones científicas producidas por universidades españolas entre 2006 y 2015, un 25,68% salieron de Cataluña. Le sigue Madrid, con casi seis puntos porcentuales menos (19,91%), según los datos de la Alianza 4 Universidades.

La ciudad de Barcelona ocupa además el quinto lugar en Europa en materia de startups, una posición por delante de la capital española.

El año pasado, las empresas de este capital catalana captaron 282 millones de euros (unos US$330 millones), lo que representó el 56% del total de las inversiones realizadas en España.

Otro cosas que pierde España es importante infraestructura y patrimonio cultural.

Con la salida de Cataluña, España perdería el puerto más importante del Mediterráneo: el puerto de Barcelona.

Con 22 kilómetros de muelles y amarres, en 2016 tuvo un tráfico de toneladas superior a los 48 millones.

El puerto resulta clave también para el turismo: casi cuatro millones de pasajeros pasaron por ahí el año pasado.

Otro puerto relevante ubicado en Cataluña es el de Tarragona, donde también se encuentra la mayor red de la industria química del país.

En Cataluña, operan varios aeropuertos, entre ellos, El Prat, que rivaliza en número de pasajeros con el de Adolfo Suárez-Barajas, en Madrid. El año pasado vivió el mejor de su historia, con 44,1 millones de viajeros.

La región también acoge a dos de las seis centrales nucleares que hay en España y que producen el 40% de su energía nuclear.

Uno de los temas más espinosos es el de la deuda externa que tendría el nuevo Estado catalán.

Los informes del CATN dicen que Cataluña debería asumir la deuda que se encuentra a nombre de la Generalitat, los gobiernos provinciales y los municipales.

Esta asciende a unos US$90.000 millones, que equivale al 35,4% de su PIB. De estos, US$61.000 millones corresponden a compromisos con el gobierno de España.

Cataluña cree que España debe repartirle "equitativamente" los bienes públicos que se encuentren fuera del país como las sedes embajadas, las plataformas petrolíferas, las bases militares, las cuentas corrientes en bancos extranjeros y los satélites espaciales, según el CATN.

España es una potencia turística y el año pasado batió récords con 75,3 millones de visitantes extranjeros, casi un 10% más que en 2015.

Pero casi una cuarta parte (el 22,5%), tiene como destino Cataluña, que en 2016 recibió a 17 millones de viajeros del exterior.

Además, el Parque Güell, la Sagrada Familia y la Casa Milà son Patrimonio Cultural de la Humanidad.

La Generalitat también podría exigir la devolución de los archivos, bienes culturales y patrimonio nacional qu hagan referencia a Cataluña o cuyo autor haya sido catalán, según el CATN.

Esto significaría que obras de autores como Salvador Dalí o Joan Miró que en la actualidad se conservan museos madrileños como el Reina Sofía deberían entregarse al nuevo Estado.

Dejá tu comentario