Nacional

Precio de "Génesis Uruguay" sube minuto a minuto tras polémica por desnudo

La obra de un trabajador automotriz de San José se cotiza gracias al rechazo de Mujica y Topolansky ¿Fue censura o violación del derecho de imagen?

El director del Museo Nacional de Arte, Enrique Aguerre, calificó de "triste episodio" de censura y lamentó que se haya levantado la obra "Genesis Uruguay" del artista Julio de Sosa por representar desnudos al expresidente José Mujica y a su esposa, la senadora Lucía Topolansky.

"Quiero atribuirlo a una confusión ue llevó a una medida apresurada de censura", dijo el experto acerca de la acción policial para que dejara de exhibir el cuadro en la galería de la curadora Diana Saravia.

"Hubo apuro en la medida y no se reflexionó", dijo Aguerre, quien señaló como un hecho grave que no hayan cumplido los "recaudos legales".

Aunque Lucía Topolansky anunció medidas de los abogados, en ningún momento obró ninguna orden judicial en el levantamiento de la obra.

La dueña del local conocido como "La marquería" recibió la visita de dos policías que la citaron a Jefatura.

Los agentes le explicaron que se trataba de una conversación informal y que había una "orden de arriba" de levantar "Génesis Uruguay" a partir de algunas denuncias de los vecinos.

La galería se encuentra a pocos metros de Jefatura, sobre la calle Carlos Quijano.

Saravia decidió aceptar el planteo de la Policia sin que mediara ninguna orden judicial y llamó al artista para que fuera a buscar su obra.

Ella explicó a la prensa que puso en exhibición "Génesis Uruguay" a pedido de De Sosa, un artista oriundo de San José.

Dijo que suele colgar en su local obras que le gustan más allá de si están formalmente correctas o no.

Sobre esta pintura, de 93 por 73 centímetros, señaló que trasmite una idea de "homenaje" a Mujica y Topolansky.

El desnudo que tanto revuelo ha causado es un símbolo de la austeridad del matrimonio, un sello de la pareja que ha trascendido fronteras y ha generado admiración en el mundo.

"Génesis Uruguay" muestra al expresidente y a la senadora representados como Adán y Eva en el paraíso, un lugar de naturaleza abierta que bien podría ser la chacra de Rincón del Cerro.

Mujica y Topolansky aparecen desnudos, apenas tapados por una rama de timbó en sus partes íntimas.

UNA "PAJERÍA"

Ambos dirigentes reaccionaron negativamente ante la obra.

Topolansky la calificó de "pajería" y se manifestó en contra de que la gente "los agarre para el chijete". La senadora sostuvo que detrás de ello hay injurias y "exhibicionismo".

Por su parte, Mujica dijo que si bien el artista "tiene el derecho de ganarse unos mangos, todo tiene un límite".

Sin embargo, los expertos en cuestiones legales entienden que la "ofensa a la moral pública" argumentada por la Policía no es tal.

Después de hacerse público el levantamiento de la obra, la juez a Blanca Rieiro intervino en el caso.

El MInisterio del Interior informó a Rieiro quela galerista había bajado "voluntariamente" la obra, sin siquiera formalizar un expediente.

El vocero de la Suprema Corte, Raúl Oxandabarat, dijo que la Policía no tiene atribuciones para ejercer este tipo de presión.

Si el artista o la galería quiere exhibir "Génesis Uruguay" puede hacerlo ahora mismo, dijo Oxandabarat, aunque se exponen a algún tipo de demanda que la justicia deberá resolver si es justificada o no.

Los únicos que pueden presentar esa demanda son Mujica o Topolansky.

El abogado Héctor Di Giácomo -quien presidió el departamento de Asuntos Internos de la Policía- dijo que debe mediar una orden judicial para levantar la obra.

"No pudo juzgar sin conocer todos los detalles", dijo Di Giácomo, "pero creo que un comisario no tiene atributos" para ello.

Un juez debe entender si hay un tema de derecho de imagen, pero también si están en juego la libertad de expresión, dijo Martin Fernández, abogado del Instituto de Estudios Legales del Uruguay (IELSUR).

¿QUIÉN ES EL DUEÑO DE LA OBRA?

En declaraciones a El País, Natalia Paladino, experta en derecho de autor y propiedad intelectual, dijo que no se cumplieron aspectos que podrían configurar una lesión del derecho de imagen.

Una cosa es cuando la obra se hizo a pedido de alguien, en cuyo caso el resultado le pertenece a la persona.

la otra es cuando la obra se hizo de manera espontánea pero la persona la autorizó.

"Por lo que salió en la prensa no hay autorización de las personas retratadas, por lo tanto se está vulnerando el derecho de imagen", dijo Paladino.

La pregunta que habría que hacerse es qué pasaría si a personaje púlico no legustara una caricatura que sale en la prensa.

Topolansky cree que una cosa es "recibir palos" en el marco de la prensa por su actividad pública, y otra en la vidriera de una galería de arte, sin haber dado consentimiento.

El abogado y profesor de derecho penal Diego Camaño dijo a El Observador que "las manifestaciones artísticas o humorísticas nunca pueden constituir el delito de difamación".

Según él, este aspecto "está clarísimo" en el artículo 4º de la ley 18.515 (aprobada en junio de 2009) que modificó el artículo 336 del Código Pena, indicó.

LA CENSURA GENERA CURIOSIDAD

Lo cierto es que no es la primera vez que en Uruguay se ejerce la censuraa una exposición de arte.

En 1986, el exintendente Jorge Elizalde pidió levantar de un salón municipal la exposición de desnudos del artista oscar Larroca por considerarla pornográfica.

La actitud de Elizalde, ocurrida en un momento de especial sensibilidad (pocos meses depsués del regreso de la democracia) le dio a la exposición una promoción inesperada, y consiguió el efecto contrario al que quería el intendente colorado: la obra de Larroca fue exhibida con el auspicio de la ministra de Cultura, la tambien colorada Adela Reta.

Otro caso fue más reciente, en 2010, cuando el fotógrafo Juan Ángel Urruzola quiso exhibir su muestra "Chau, Bea", en la que retrató a su exesposa en su lucha contra el cancer.

La familia de la mujer presentó un recurso para que la obra no fuera expuesta aduciendo derechos de imagen.

Las polémicas y los enfrentamientos públicos no hacen otra cosa que despertar el interés por los artistas que son censurados.

El propio Julio de Sosa, un obrero automotriz que intenta abrirse paso como pintor, se ha visto sorprendido por las repercusiones de una obra que trabajó en la soledad de su taller.

El escándalo salió en medios de Argentina, Brasil, Europa y llegó incluso a la BBC, en virtud de la fama global de Mujica

De hecho, "Génesis Uruguay" tenía un precio inicial de 400 doláres, pero ahora, después de la polémica, su cotización se ha disparado y hay ofertas por 1.400 dólares.

Dejá tu comentario