AFP

Polonia y República Checa presentan argumentos ante justicia europea en controversia por mina

La República Checa y Polonia presentaron este martes sus argumentos ante la justicia europea por la controversia relativa a la operación de una mina en territorio polaco y que envuelve una multa de medio millón de euros al día.

La República Checa y Polonia presentaron este martes sus argumentos ante la justicia europea por la controversia relativa a la operación de una mina en territorio polaco y que envuelve una multa de medio millón de euros al día.

Se trató de la primera audiencia después que el Tribunal de Justicia de la UE determinó en mayo el cierre "inmediato" de la mina de carbón en Turow, cerca de la frontera checa, y en septiembre le añadió una pesada multa por cada día de retraso hasta que el cese de actividades sea implementado.

Las autoridades polacas ya han indicado que se niegan a pagar esa multa, por considerar que se trata de una "sanción ilegal", y por ello iniciaron la apelación ahora en curso.

El representante de la República Checa, Martin Smolek, alegó que al decidir mantener la explotación de la mina de Turow hasta 2044 Polonia "no respetó los procedimientos de consulta pública" previstos en la normativa europea.

Smolek también mencionó la falta de transparencia polaca con relación a los estudios de impacto ambiental provocados por la mina.

Por su parte, el representante de Polonia, Damian Krawczyk, aseguró "los argumentos de la República Checa no son convincentes", y que diversas oenegés tuvieron la posibilidad de oponerse al proceso.

Una fuente de la Comisión Europea anunció este lunes que ya se envió una primera orden de pago a Polonia, y que si no se cumple con la multa esos fondos serán retenidos de los fondos presupuestarios asignados al país.

Polonia alega que el cierre de la mina podría "en peligro el suministro energético" a su población. El país depende del carbón para producir aproximadamente el 80% de su electricidad, y mantiene 80.00 puestos de trabajo en el sector minero.

La República Checa, a su vez, afirma que la operación de la mina a cielo abierto tiene efectos negativos en el medio ambiente de las regiones fronterizas, donde los residentes se quejan del ruido, el polvo y la reducción del suministro de agua.

El Abogado General del TJUE aún deberá emitir sus conclusiones sobre este caso antes de adoptar una decisión.

pso/fmi/ahg/mb

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario