Nacional

Policía con dos líneas de investigación en crimen de empresario

Rapiña entregada o ejecución. Esas son las hipótesis de la División Homicidios. Hay testimonios fraccionados y los investigadores tratan de recomponer el hecho.

 

La Policía trata de descifrar los motivos que llevaron a que un delincuente asesinara a un empresario mientras este esperaba el cambio de luz de un semáforo, a plena luz del día, en Canelones y Bulevar Artigas.

Si bien hay testigos del hecho, los conductores que iban en ese momento por la misma calle, ninguno de ellos tiene un detalle marcado que arrojen pistas firmes sobre este crimen, ni tampoco descripciones certeras sobre el delincuente y su acompañante.

 La Policía trabaja con "testimonios fraccionados" y trata de "armar el puzle" para saber qué fue lo que ocurrió, señaló a Subrayado el vocero de la Jefatura, José Rondán.

En el momento en que fue asesinado, Alexandrer Latecki, de 53 años, llevaba 600.000 pesos en la cajuela del auto, producto de la recaudación de sus dos estaciones de servicio durante el fin de semana.

Parte del dinero estaba en efectivo y otra parte en cheques.Para la Policía, los motivos de este homicidio pueden ser dos: "una rapiña entregada o alguien que quisiera ejecutarlo". Las investigaciones que se hacen giran en este sentido.

ROBO FRUSTRADO. La celeridad del episodio y el desconocimiento del delincuente acerca de la existencia de dinero, hizo que el robo se viera frustrado. El hombre forcejeó la puerta y al no poder abrirla, por pura frustración, disparó hacia adentro del vehículo de vidrios oscuros, según una de las hipótesis de la policía.

Luego de disparar corrió unos metros donde lo esperaba su cómplice en moto y huyeron del lugar en forma inmediata.

Latecki hombre separado y padre de una hija de 10 años, habitualmente cada dos o tres días llevaba la recaudación a una institución bancaria. Ese día salió de su estación ubicada en Constituyente y Roxlo, frente a OSE, y se dirigía a la zona de Pocitos.

Sus amigos y empleados solían decirle que no lo hiciera personalmente, pero el empresario era un hombre confiado. El dinero lo llevaba siempre en la parte de atrás de su Toyota Corolla.

Dejá tu comentario