DeportesSensación Mundial 2018

Polémicas y escándalos en la Copa del Mundo

El doping positivo de Maradona, la mordida de Suárez a Chiellini en Natal y la participación de Ronaldo cuestionada por el Parlamento.

Episodios polémicos en la Copa del Mundo: algunos se generaron dentro de la cancha y explotaron afuera. En el entretiempo de Francia-México en Sudáfrica 2010 el entrenador Raymond Domenech le reprochó a Nicolás Anelka su actitud y el delantero respondió con insultos.

Anelka fue expulsado del equipo. Sus compañeros rechazaron la sanción y se negaron a entrenar en una sesión abierta al público. Hubo acusaciones hacia el cuerpo técnico por la filtración de los hechos. La tensión quedó en evidencia con la discusión entre el profesor Robert Duverne y el capitán Patrick Evrá frente a la prensa. Francia se fue de Sudáfrica sin ganar un partido.

¿Qué pasó con Ronaldo en la final de Francia 98? En la tarde de la final sufrió una convulsión y fue asistido por Roberto Carlos. El cuerpo técnico y los médicos resolvieron que fuera a una clínica de París a realizarse estudios. A la misma hora el resto del equipo viajaba al Estadio. Con la publicación de la formación oficial llegó la sorpresa: Edmundo apareció como titular en lugar del 9.

Una hora antes del partido Ronaldo llegó al vestuario y pidió jugar. Zagallo y los médicos concluyeron que no había impedimentos. Sin embargo cada choque y cada golpe en la cancha fue motivo de preocupación. En esas condiciones los brasileños cayeron 3 a 0 ante Francia.

El caso llegó hasta el parlamento brasileño, donde los protagonistas negaron presiones de Nike para que Ronaldo jugara en virtud del contrato con la CBF y el propio futbolista. Pero el tratamiento médico que recibió y si esto lo afectó en la cancha sí generó controversia. En 2012 el cardiólogo italiano Bruno Caru, que accedió a la historia médica del jugador, aseguró que los estudios hechos en París revelaron un problema cardíaco que no fue detectado por los médicos brasileños, lo que llevó a darle una medicación inadecuada antes de la final.

El fútbol mundial venía de otro episodio estremecedor. En el 94 Diego Armando Maradona dio positivo en el control antidpoing de Argentina-Nigeria. Ante la constatación del resultado positivo y la inevitable sanción de FIFA, la AFA decidió sacarlo del mundial.

Como tantas veces se señaló al entorno del 10. En particular a Daniel Cerrini, quien lo preparó físicamente para que jugara el torneo. Cerrini le proporcionó un cóctel con cinco sustancias en base a efedrina, lo que no se reportó al cuerpo médico. La era mundialista de uno de los mejores de la historia terminó en aquella tarde de Boston…

El último caso tocó de lleno a Uruguay en Brasil 2014. En el partido ante Italia Luis Suárez mordió al italiano Giorgio Chiellini. El caso no fue denunciado por el árbitro Marco Rodríguez, pero si motivó la apertura de un expediente por parte de la FIFA.

La sanción fue un mazazo para la selección: 9 partidos oficiales con la celeste, cuatro meses de suspensión y la expulsión del mundial. Una de las sanciones más grave que impuso FIFA en su historia. En rechazo a la medida en pleno mundial Oscar Tabárez renunció a la comisión técnica que integraba en FIFA.

Aquel paréntesis de Suárez sin la celeste se cerró donde comenzó. En Brasil volvió una noche para jugar y meter goles. Su recompensa fue estar nuevamente en el camino…

Pero el mayor escándalo estalló en mayo de 2015, cuando gran parte de la plana mayor del FIFA cayó en manos de la justicia por corrupción, incluyendo las coimas para la elección de las sedes de la Copa del Mundo, la gran razón de ser de la FIFA.

El FIFA Gate coincidió con el estreno en EEUU, sede de la investigación, de la película “Pasiones Unidas”, un filme autocelebratorio por el cual FIFA pagó 25 millones de dólares, pero que había fracasado en Europa desde su presentación en el festival de Cannes.

“Pasiones Unidas”, con Gerard Depardieu, Tim Roth y Sam Neill, cuenta la historia de la FIFA y la creación de la Copa del Mundo, alterando varios hechos históricos y narrada desde la óptica de tres ex presidentes. El filme muestra una versión desdibujada de Rimet, a un Havelange sin escrúpulos y deja a Blatter como el enemigo de la corrupción y hasta poniendo plata de su bolsillo para FIFA. Lo que no imaginó Blatter es que su película sería reveladora del personaje real…

Dejá tu comentario