Policiales cárceles | Instituto Nacional de Rehabilitación

Para directora de cárceles, 3.000 de los 11.500 presos deberían estar con medidas alternativas

Ana Juanche preside desde hace seis meses el Instituto Nacional de Rehabilitación y habló de la lucha contra la corrupción

Uruguay alcanzó el récord de 11.500 presos y casi 3.000 no deberían estar en la cárcel, afirmó Juan Juanche, directora del Instituto Nacional de Rehabilitación (INR).

"Yo creo que dos de cada diez presos no deberían estarlo", dijo la funcionaria en entrevista con Búsqueda.

Hoy tenemos entre 2.500 y 3.000 personas que podrían estar perfectamente en una medida no privativa de libertad".

Juanche dijo que "hay que discutir profundamente a quiénes vamos a encarcelar".

"La clasificación y evaluación hay que hacerla antes, previo a la sentencia: en el momento de la negociación, cuando la Fiscalía esté imputando a la persona, en el juicio se formalizó y está en la investigación. Allí hay que hacer el estudio del perfil criminológico y ver si tiene sentido encarcelar a la persona o si tiene sentido fortalecer el sistema de medidas alternativas".

Por otra parte, señaló que hay personas que salen "tan rotas" del sistema carcelario que "necesitarán acompañamiento de por vida" al tener "escindida su capacidad de sentir y pensar".

La directora del INR -licenciada en Lingüística- dijo estar resignada a que los presos tengan celulares, al tiempo que denunció que funcionarios penitenciarios "muerden coimas para subsistir".

El ministro del Interior Eduardo Bonomi atribuyó el uso de celulares a que las empresas telefónicas habían aumentado la señal por la mejora tecnológica, y que lo inhibidores comprados quedaron desactualizados.

Las empresas niegan este extremo, señalaron fuentes del sector a Búsqueda, y aseguran que los problemas son técnicos y atribuibles al gobierno. También apuntan a la vandalización de los inhibidores llevada a cabo por los propios presos.

Más allá de eso, la directora Juanche cree que el tema trasciende los problemas técnicos y que la lucha es contra la corrupción.

"Hay que tener políticas de formación de recursos humanos en transparencia y ética pública", afirmó.

"Hay que garantizar que los funcionarios tengan unos salarios que les permitan no tener que morder coimas para subsistir", agregó la directora del INR.

Los celulares -explicó- entran con los funcionarios, pero también con las visitas, en los camiones de proveedores. "Es impresionante", dijo Juanche. "Le sacás un celular a un preso y a los dos días tiene otro".

En los últimos 5 años se requisaron más de 5.000 celulares en cárceles uruguayas. Solo en 2018, se incautaron 800.

Juanche asumió la dirección del INR hace seis meses, luego de la fuga del mafioso italiano Rocco Morabito, que desencadenó la renuncia del antecesor en el cargo. Desde 2010, el organismo ha tenido siete directores.

Dejá tu comentario