Internacionales

Padre e hijo murieron al chocar de frente sus respectivos autos en Alabama

Jeff iba en un auto con luz defectuosa. El joven Austin había tomado alcohol. Ninguno de los dos llevaba puesto cinturón de seguridad.

Este miércoles, en Alabama, en el sur de Estados Unidos, se llevará a cabo el entierro de un padre y un hijo que perdieron la vida el pasado 18 de febrero en un accidente vial.

Pero lo que diferenció a este de tantos otros choques fatales en las carreteras fue que el padre y el hijo no venían en el mismo auto. Chocaron uno contra el otro.

La policía afirma que uno de los vehículos se cruzó al andén contrario.

Jeffrey Brasher, de 50 años, murió en el acto. Y su único hijo varón, Austin, de 22, falleció en el hospital unas horas más tarde.

El accidente, que ocurrió cerca de las 4a.m. a unos 20 kilómetros de la casa familiar.

Jeff era distribuidor de pan y ese día se levantó de madrugada, como lo hacía siempre, para viajar desde su pueblo rural, Bankston, hasta una panadería en la cercana Winfield.

Conducía una camioneta Ford 2006. Cuando llevaba media hora de viaje tomó la carretera 49, una vía de dos carriles con varias curvas y pocas luces.

Austin, un graduado de una facultad de tecnología que trabajaba como maquinista, volvía por la misma carretera de una fiesta con amigos en su camioneta Chevrolet de 2004.

Su prima Mónica Marie Aker le dijo a la revista People que el joven había tomado alcohol.

También se reveló que ni el padre ni el hijo llevaban puestos el cinturón de seguridad.

Sin embargo, dijo que la familia Brasher -que incluye a la esposa de Jeff y madre de Austin, llamada Pam, y a su hija Jennifer- se mantiene unida, con ayuda de la comunidad.

“No permitiremos que esto separe a nuestra familia”, afirmó Dennis.

Dejá tu comentario