Showacoso sexual | Plácido Domingo

Nueve mujeres apuntan al tenor Plácido Domingo por acoso sexual

La Orquesta de Filadelfia ya retiró una invitación al artista para actuar el 18 de de setiembre a raíz de las denuncias.

Las consecuencias de la denuncia formulada por la agencia The Associated Press no se demoraron.

El tenor español tenía prevista la actuación en Filadelfia el 18 de septiembre y la Orquesta ha decidido retirarle la invitación tras conocerse los casos.

Nueve mujeres acusan al tenor español Plácido Domingo, una de las figuras más importantes de la historia de la ópera, de supuesto acoso sexual.

Hasta el momento solo una ha dado su nombre: Patricia Wulf, quien ha compartido escenario con Domingo en más de una ocasión.

El resto prefiere mantener el anonimato, aunque dan detalles de los encuentros y desencuentros con el divo español, por miedo a represalias dentro de la industria en la que el acusado en un hombre poderoso.

La mayoría de las denuncias eran "secreto a voces" dentro del mundo del canto lírico y los primeros hechos refieren a principios de los años 80.

placido 2.jpg
Plácido Domingo en su momento de esplendor de los años 70
Plácido Domingo en su momento de esplendor de los años 70

Algunas de las mujeres que se negaron a aceptar sus exigencias sufrieron, según ellas, "castigos profesionales".

El artista, de 78 años, recibió los datos de las denuncias y respondió por escrito a la agencia AP sobre las supuestas presiones a colegas para tener relaciones sexuales a cambio de trabajos.

"Es doloroso oír que he podido molestar a alguien", respondió el tenor, pese a calificar las acusaciones de "inexactas".

"Las reglas y valores por los que hoy nos medimos, y debemos medirnos, son muy distintos de cómo eran en el pasado", agregó.

Domingo tomó nota de las denuncias y no negó situaciones. Parece haber reconocido los detalles, los lugares y asociarlo con personas concretas.

"Las acusaciones de estas personas anónimas que se remontan hasta tres décadas atrás son profundamente preocupantes y, tal como se presentan, inexactas. Aún así, es doloroso oír que he podido molestar o hacer sentir incómodo a alguien, da igual cuánto tiempo haga de ello y a pesar de mis mejores intenciones. Creía que todas mis interacciones y relaciones fueron siempre bienvenidas y consentidas. La gente que me conoce o que ha trabajado conmigo sabe que no soy alguien que pueda hacer daño, ofender o avergonzar a alguien de manera intencionada”.

Ninguna de las mujeres pudo ofrecer documentación de algún tipo que sustentara sus acusaciones, pero la agencia habló con “muchos” colegas y amigos a los que relataron lo sucedido en su momento. Además comprobó que efectivamente trabajaron en los lugares de los hechos y que Plácido Domingo coincidió con ellas.

Se trata de uno de los tenores más admirados de todos los tiempos y uno de los hombres más poderosos de la música clásica en el mundo. Comenzó su carrera hace cinco décadas. Ha interpretado más de 150 papeles en más de 4.000 actuaciones. Actualmente, sigue cantando y dirigiendo y ejerce como director de la Ópera de Los Ángeles, en California.

En los 80 y 90, estos hombres eran considerados "mujeriegos" para la cultura imperante. Para los criterios de hoy, son calificados como "depredadores sexuales".

placido-1984.jpg
En 1984, en el radio City Music Hall de Nueva York
En 1984, en el radio City Music Hall de Nueva York

Plácido Domingo acepta que han cambiado los términos: “reconozco que las reglas y valores por los que hoy nos medimos, y debemos medirnos, son muy distintos de cómo eran en el pasado. He sido bendecido y privilegiado de haber tenido una carrera de más de 50 años, y me ceñiré al más alto estándar”.

Ocho cantantes y una bailarina aseguran a la agencia de noticias que fueron acosadas por Domingo.

Una de las acusadoras asegura que Plácido Domingo le metió la mano por debajo de la falda y otras tres aseguran que las besó a la fuerza en lugares como un camerino, una habitación de hotel y una comida de negocios.

“Que alguien te esté intentando tomar de la mano durante una comida de negocios es raro, o que te ponga la mano en la rodilla”, describió una de las cantantes. “Siempre te estaba tocando de alguna forma, siempre besándote”.

Aparte de estos nueve testimonios de acoso sexual explícito, otra media docena de mujeres han relatado a la agencia que Domingo les hizo proposiciones incómodas, amplía este martes El País de Madrid.

Una cantante cuenta que le pidió insistentemente salir con ella después de haberla contratado para una serie de conciertos en los años noventa.

La investigación fue ganando testimonios a lo largo del tiempo. Otras tres docenas de profesionales, desde músicos hasta tramoyistas, contaron a AP que fueron testigos del comportamiento sexual inapropiado de Domingo.

La mayoría de las nueve mujeres eran jóvenes que empezaban en su profesión. Sus historias muestran un patrón de conducta por parte del tenor.

Las contactaba con insistencia, a menudo con llamadas repetidas a casa durante la noche, mostraba interés por sus carreras e insistía en que se citaran en privado para una copa o una comida, o en su apartamento u hotel, bajo la excusa de ofrecerles consejos profesionales.

Siete de ellas creen que su carrera se vio afectada por rechazar a Plácido Domingo.

En algunos casos, las actuaciones prometidas nunca llegaron a concretarse. En otros, no volvieron a trabajar para el tenor.

Solo Wulf, que trabajó con Domingo en la Ópera de Washington, ha autorizado a AP a dar su nombre.

Embed

Las demás exigieron anonimato, argumentando que aún siguen en la industria y temían represalias o ser humilladas o acosadas públicamente.

Sin embargo, según AP, contaron sus casos animadas por el movimiento #MeToo, al sentir que hacer público el comportamiento de la figura más prominente de la ópera era la forma más efectiva de acabar con este tipo de conductas.

Dos de las mujeres aceptaron sus proposiciones porque sentían que no podían decir que no al hombre más poderoso de su entorno.

Una de ellas relató que se acostó con Domingo dos veces, una de ellas en el hotel Biltmore de Los Ángeles, que está a cuatro manzanas de la sede de la ópera de la ciudad. Cuando Domingo se fue, le dejó 10 dólares diciendo: “No quiero que te sientas como una prostituta, pero tampoco quiero que tengas que pagar por aparcar”.

Muchas de estas mujeres relatan que sus compañeros de profesión les advirtieron de que nunca se quedaran a solas con Domingo, ni siquiera en un ascensor.

"Hay una tradición oral de advertir a las mujeres sobre Plácido Domingo", aseguró una mezzosoprano que trabajó en la Ópera de Los Ángeles, que no es una de las nueve denunciantes.

El consejo era, según relataron muchas mujeres, "evitar la interacción con él a toda costa". Si las invitaba a comer, debían evitar el alcohol y encontrarse siempre en un lugar público y a almorzar, nunca a cenar. Así, para evitar coincidir con el tenor, tomaban medidas como no usar el baño más cercano a su despacho, pedir a otras cantantes o personal del teatro que las acompañaran y no contestar llamadas en casa.

EL RASTRO DE WULF

placido y patria wulf.jpg
Wulf y Domingo en los 80, cuando trabajaron juntos en Washington: Ella admite que fue un error aceptar una relación. Hoy está retirada y da clases de canto
Wulf y Domingo en los 80, cuando trabajaron juntos en Washington: Ella admite que fue un error aceptar una relación. Hoy está retirada y da clases de canto

Todo el mundo quiere saber quién es Patricia Wulf, una de las nueve mujeres que han acusado a Domingo en un reportaje de la agencia de noticias estadounidense Associated Press. Ella es la única que ha dado un paso al frente sin esconder su nombre.

Lo llamativo es que después de una carrera respetable ella ha optado por un bajísimo perfil, casi inexistente, como sostiene el diario El Mundo de Madrid.

No hay rastro de su actividad profesional en OperaBase (el IMDb de la lírica) ni un solo disco en Amazon que atestigüe su trayectoria, dice una crónica dedicada a la artista.

En su perfil profesional todo se reume a un post de 2 minutos de lectura publicado hace un año en la escuela de música M4Arts de Washington DC, donde, al parecer, imparte clases de canto.

Allí ni siquiera aparece como Patricia Wulf, sino como Patricia W*.

Sabemos que debutó como soprano en el papel de Mimí de La Bohème a lo largo de toda la costa este (desde Maine hasta Florida) y que poco después dio el salto a la tesitura de mezzo, primero como Papagena en La flauta mágica y más tarde como la Musetta de Puccini.

En los años 90 le llegó su gran oportunidad a instancias de la Ópera de Washington: varias funciones de Fedora de la mano de Mirella Freni y otra tantas de Don Carlo junto a Plácido Domingo, al que ahora denuncia.

Wulf no aporta más detalles, pero del contenido del artículo se desprende que aquel episodio con Domingo pudo haber tenido un efecto negativo en su carrera como cantante. Aunque estuvo en activo al menos hasta el año 2002 (cuando ofreció un concierto en solitario en el Kennedy Center de Washington), su actividad a partir de entonces queda constreñida a compañías menores y teatros de segunda.

Algunos ejemplos: casas de ópera de Carolina, Baltimore, Piedmont, Indiana y Sarasota, donde llegó a estrenar una ópera para niños.

También ofreció recitales benéficos para ayudar a madres solteras a completar su formación universitaria.

"UN CABALLERO"

La Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) salió en defensa de Plácido Domingo a través de su presidenta, una vieja conocida del artista.

La soprano Pilar Jurado, dijo que ella "nunca" se ha visto en esa situación y que el cantante es "un perfecto caballero".

"Es complicado porque yo no sé lo que ha vivido otra gente y no puedo decir si es verdad o mentira, porque no estaba allí. Pero sí puedo decir que conmigo la relación con él ha sido de un perfecto caballero y de afectividad absoluta", dijo Jurado en declaraciones a Europa Press.

Ella ha trabajado en varias ocasiones junto al tenor. Jurado se ha mostrado "sorprendida" de que hayan salido estas acusaciones, puesto que su relación con Domingo ha sido "siempre maravillosa".

"Se ha comportado como un señor y ha sido profundamente cordial y muy afectivo", ha añadido, para recordar algunos "detalles preciosos" con ella.

placido y sra..jpg
Marta Orenellas, soprano mexicana, está casada con Plácido desde 1962. Ella lo conoció con 17 años, y ya había estado casado y tenía un hijo. La pareja tuvo dos hijos, Álvaro Maurizio Domingo y Plácido Domingo Jr., que se sumaron a José Plácido Domingo Guerra, fruto de la relación anterior del tenor con Ana María Guerra Cué.
Marta Orenellas, soprano mexicana, está casada con Plácido desde 1962. Ella lo conoció con 17 años, y ya había estado casado y tenía un hijo. La pareja tuvo dos hijos, Álvaro Maurizio Domingo y Plácido Domingo Jr., que se sumaron a José Plácido Domingo Guerra, fruto de la relación anterior del tenor con Ana María Guerra Cué.

Dejá tu comentario