AFP

No habrá Fiesta Nacional taiwanesa en Hong Kong por miedo a represalias

En Hong Kong, los antiguos partidarios del bando derrotado de la guerra civil china temen ser detenidos si celebran el domingo la Fiesta Nacional de Taiwán, en virtud de la nueva ley de Seguridad Nacional.

En Hong Kong, los antiguos partidarios del bando derrotado de la guerra civil china temen ser detenidos si celebran el domingo la Fiesta Nacional de Taiwán, en virtud de la nueva ley de Seguridad Nacional.

La fiesta nacional taiwanesa, conocida como "Doble Diez", marca el aniversario de la sublevación del 10 de octubre de 1911 que llevó al derrocamiento de la dinastía Qing y al nacimiento de la nueva República de China.

Tras su derrota frente al partido comunista en 1949, el Kuomintang o KMT (partido nacionalista chino de la República de China) se refugió en Taiwán, en donde la República sobrevivió, al igual que su fiesta nacional.

Los partidarios del KMT que residen en Hong Kong suelen exhibir banderas taiwanesas para celebrar su día desde hace años.

La China comunista reconoce desde hace tiempo la importancia histórica de la fecha, pero las autoridades de Hong Kong son reacias a permitir manifestaciones pro-Taiwán.

El mes pasado, el jefe de seguridad de Hong Kong, Chris Tang, advirtió que la celebración del "Doble Diez" podría constituir un apoyo a la independencia de Taiwán, un delito según la nueva ley de Seguridad Nacional.

Ng Hong-lim, veterano del KMT, ha dirigido las celebraciones en Hong Kong desde hace más de 50 años e insistió en que la fiesta no tiene ninguna relación con el separatismo.

"Ahora no se nos permite expresarlo, pero todavía lo recordamos en nuestros corazones", dijo el octogenario a la AFP.

Por su parte, Lee Kwok-keung, presidente de un sindicato pro-KMT, recordó las ruidosas celebraciones del "Doble Diez" de su infancia, cuando Hong Kong era una colonia británica.

"Las banderas azul cielo con un sol blanco cubrían las montañas y las calles", comentó, refiriéndose a la bandera del KMT.

Estas banderas desaparecieron de las calles tras la retrocesión de Hong Kong a China en 1997, pero se permitían en las galas pequeñas, donde los fieles del KMT cantaban cánticos nacionales y se inclinaban ante el retrato de Sun Yat-sen.

En Taiwán, el KMT -ahora en la oposición- es considerado como un partido más abierto al diálogo con Pekín que el actual gobierno.

"Siempre hemos apoyado la unificación y nos hemos opuesto al separatismo", dijo Lee a la AFP.

su/yz/oho/meb/jvb

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario