Política Beatriz Larrieu | Stefanía Quirque | Fuga | tobillera electrónica | Brasil

No había pulsera electrónica para Stefanía Quirque: "de Brasil decían que no había riesgo", dijo la jueza

Ella entendió que una guardia policial era suficiente. La presa tenía probados antecedentes de evasión.

Consultada sobre la instalación de una tobillera, dijo: “Ese es un problema que tenemos, no solo en este caso, sino en muchos”.

Larrieu no considera que lo sucedido implique “un papelón” frente a Brasil. “Estas cosas pasan, no es para minimizar”, señaló.

Y agregó: “De Brasil decían que no había riesgo, que ella había colaborado en todas las etapas”.

La fuga de Quirque, de 39 años, se dio en la casa de Piriápolis, la misma en la que fue detenida el 6 agosto.

Se encontraba en prisión domiciliaria administrativa esperando su extradición a Brasil, en donde está requerida por narcotráfico.

En la víspera, el ministro del Interior Luis Alberto Heber reconoció que la fugada "bebería haber tenido una medida cautelar más importante"

“El tema de la peligrosidad es muy difícil de evaluar”, explicó la magistrada sin responder las críticas del gobernante.

De todos modos Quirque ha demostrado ser escurridiza. En 2011 escapó del Centro Nacional de Rehabilitación durante la hora de visita, mientras purgaba condena por homicidio especialmente agravado en grado de tentativa con premeditación. Fue recapturada un año después en Las Toscas conviviendo con el jefe de una banda narcotraficante brasileña.

Actualmente había logrado escapar de la Policía brasileña y esconderse en Uruguay.

Dejá tu comentario