"Me gusta mucho trabajar con Lula", dijo la presidenta de Brasil

Dilma señaló que desde 2015 le estaba proponiendo trabajar en su gobierno. Allegados a Lula preparan "salida" del país en caso de pedido de captura

 

La presidenta de Brasil Dilma Rousseff anunció que no renunciará y que desde 2015 le venía proponiendo a Lula que se integrara a su gobierno.

"Yo le vengo diciendo a Lula que se integre en el Gobierno desde hace tiempo, desde que comenzó mi segundo mandato, en 2015. Y él lo rechazó. Siempre lo utilicé de asesor. Pero ahora él quiso sumarse al ver que la crisis era más fuerte", dijo Rousseff.

"Lula es mi compañero. Yo le ayudé en sus dos mandatos. Me gusta mucho trabajar con él. No tengo el menor problema pensando que Lula puede quitarle algo de brillo a mi presidencia", agregó.

En entrevista con El País de Madrid, Rousseff dijo que Lula "va a fortalecer" a su gobierno y que Brasil debe realizar una "reforma política" para asegurar la gobernabilidad.

"Debemos discutir y reformar el sistema político brasileño. Aquí en Brasil necesitamos 14, 13 o 12 partidos para sostener un Gobierno, para que haya gobernabilidad. En la mayoría de los países son dos, tres o cuatro. Así que hay que hacer reformas", comentó.

La mandatario dijo ser proclive a "que se abra un diálogo", pero ese diálogo debe hacerse "sin rupturas democráticas", "sin intentos infundados de impeachment".

Dilma dijo no ser una "mujer frágil" y apeló a ejemplos de su pasado como guerrillera.

"Piden que renuncie para evitarse el mal trago de tener que echar de forma ilegal a una presidenta elegida", aseguró.

"Piensan que tengo que estar muy afectada, desconcertada, muy presionada. Pero yo no estoy así, no soy así. Tuve una vida muy complicada para no poder luchar ahora. Yo tenía 19 años y estuve tres años presa durante la dictadura, y la cárcel entonces no era cualquier cosa. Yo luché en condiciones muy difíciles. Así que no voy a renunciar, claro que no".

Dejá tu comentario