DeportesSensación Mundial 2018

Los colores de la Copa del Mundo: las camisetas que hicieron historia

De no tener identificación alguna, solo el color, a diseños de última moda con marcas que compiten por un mercado millonario.

-Las canchas son la pasarela; las marcas de ropa deportiva toman el lugar de los famosos diseñadores; los futbolistas lucen la última moda futbolera.

Con la llegada de la temporada mundialista, se revela la nueva colección que vestirá a cada protagonista.

El amor por los colores nunca pasa de moda y por eso se respetan conceptos y tradiciones. Aunque la ropa de alternativa ofrece espacio para la innovación y las sorpresas.

En esta nueva entrega de Sensación Mundial 2018: las camisetas en las Copas del Mundo.

Con los años la vestimenta de los jugadores fue evolucionando. Y los mundiales fueron el escenario ideal para establecer nuevas tendencias y también algunas reglas.

EL COMIENZO

En la década del 30 no había marcas ni confecciones muy elaboradas. La diferencia estaba en los colores, escudos y diseño en el cuello de las casacas.

El principal detalle en los primeros tres mundiales es que las camisetas no tenían número en la espalda para identificar a cada jugador.

Con la reanudación del torneo en el 50 aparecieron por primera vez los números en las camisetas.

El último ajuste se hizo en Estados Unidos 94, con la numeración en la parte delantera de cada camiseta y el apellido de cada jugador en la espalda.

CURIOSIDADES

El matrimonio del fútbol y la televisión agrandó el escaparate de las marcas, surgiendo nuevos modelos y diseños, en base a los colores tradicionales de cada equipo.

Entre franjas, formas, dibujos, grabados y sin restricciones de colores, la ropa de los arqueros se ubicó a la vanguardia, dejando casi de lado el tradicional atuendo negro y los tonos oscuros, aunque ninguno llegó al extremo del mexicano Jorge Campos.

Hubo camisetas que tradicionalmente llevaron la sigla del país en el pecho, como la de Unión Soviética.

Y otras con composiciones de ocasión, como la armada por Bolivia en el 30 para jugar frente a Yugoslavia en el Gran Parque Central, con el fin de homenajear al anfitrión del mundial.

El problema fue que en la foto más conocida de aquel partido, uno de los portadores de la letra U llegó tarde.

INNOVACIÓN Y OLVIDO

También hubo diseños más osados. Para 2002 la camiseta de Camerún no tenía mangas. Con la versión musculosa ganaron la Copa Africana. Pero FIFA no la autorizó para el Mundial por cuestiones de reglamento, por lo cual se agregaron mangas de color negro.

Los italianos sí pudieron lucir sus nuevas camisetas, más ajustadas que lo habitual. Si bien lo que es moda no incomoda, se corren algunos riesgos con esas prendas.

Hay camisetas que exhiben con orgullo estrellas y escudos representando grandes triunfos. Pero también hubo algunas que quedaron en el olvido a causa de una derrota. Tras el Maracanazo, Brasil abandonó para siempre la blanca con vivos azules, pasando a la amarilla con vivos verdes y pantalón azul, idea de Aldyr García, oriundo de Yaguarao y muy hincha de Uruguay.

Por esas cosas del destino fue con una camiseta azul y pantalón blanco que Brasil levantó su primera Copa del Mundo en Suecia 58. Con la tradicional ganó cuatro títulos más.

ALTERNATIVA

Hubo dos casos de selecciones que usaron un tercer color. La primera fue Inglaterra en el 70, que vistió de blanco ante Rumania y Brasil, de celeste ante Checoslovaquia y de rojo frente a Alemania.

La segunda fue Francia en el 78. Los galos vistieron de blanco ante Italia y de azul ante Argentina, perdiendo ambos partidos. Ante Hungría usaron la camiseta verde y blanca de Kimberley de Mar del Plata, a causa de un error de FIFA en notificar los colores. Con esa insólita vestimenta ganó 3 a 1.

LA AZUL DE ARGENTINA EN EL 86.

Pero hubo una camiseta confeccionada por la obsesión y la urgencia, que terminó vistiendo al genio del fútbol en su tarde más inspirada.

Para minimizar los efectos del calor y la altura, Bilardo pidió a Le Coq Sportif un diseño de camiseta liviana. Por eso la albiceleste del 86 fue confeccionada con tela calada. Pero la azul de alternativa usada ante Uruguay en Puebla no tenía esa textura. Por eso para enfrentar a Inglaterra en el Azteca al mediodía, Bilardo quería una azul con agujeritos.

Rúben Moschella, administrativo de AFA, buscó una solución en tiendas del DF. Llegó con dos camisetas de muestra, que no eran caladas y con un logo del gallito de dudosa procedencia. Bilardo no se convencía y al entrar Maradona en escena le preguntó cuál le gustaba. El 10, calibrando el poder de la mano de Dios, eligió la que usaría Argentina ante los ingleses.

Con esa camiseta Maradona puso a la Argentina camino al título. El relato de El Gráfico sobre la casaca azul revela que la usada por Maradona para hacer los dos goles terminó en manos de Steve Hodge, el inglés que, sin querer, levantó el centro para la “Mano de Dios”.

Dejá tu comentario