Nacional

Las denuncias por explotación sexual aumentaron un 60 % en 2011

Mientras en el 2010 se presentaron 20 denuncias en lo que va de este año van 32. En todos los casos los explotadores fueron hombres y la mayoría de las explotadas mujeres

 

De marzo a la fecha se presentaron 32 denuncias de explotación sexual comercial ante los juzgados especializados en Crimen Organizado.

En los años 2007, 2008, 2009 y 2010 las denuncias habían sido 20 por año.

El procesamiento del almacenero de 51 años en Artigas que le pagaba a adolescentes para tener relaciones sexuales y luego grabar videos se suma a los registros que maneja el Inau.

Según datos del Instituto en la mayoría de los casos las abusadas son mujeres. Del total de menores abusados 10 % son hombres.

La explotación sexual comercial infantil es la explotación por un adulto de un niño, niña o adolescente, menor de 18 años, acompañada del pago en efectivo o en especie al niño, niña o adolescente, o a un tercero o terceros.

Tener relaciones sexuales con menores de edad a cambio de dinero es un delito por más que ese menor acepte la plata y sea una relación consentida.

En Uruguay hay niños que son explotados sexualmente desde los cuatro años pero fundamentalmente el abuso se produce en adolescentes.

Los explotadores son todos hombres. Según explicó Luis Pucher, presidente del  Comité Nacional para la Erradicación de la Explotación Sexual Comercial, el Inau no tiene registros de mujeres explotadoras. Se trata únicamente de hombres de más de 40 años de edad.

La mayoría de las denuncias se presentan en los departamentos de frontera. Rocha, con ocho denuncias, es el departamento con más casos. Le siguen Durazno, Cerro Largo y Montevideo con tres casos cada uno y en el resto de los departamentos se presentó una denuncia exceptuando a Canelones, Treinta y Tres y Florida.

Hombre procesado con prisión en Artigas

Un almacenero del barrio Centenario de la ciudad de Artigas, fue procesado con prisión a por siete delitos de pago por actos sexuales o favores eróticos.

Según contó una de las victimas a Subrayado el hombre convencía a las adolescentes de que se quedaran en su negocio, les hacía regalos y les pagaba por mantener relaciones.

Según la investigación, el hombre filmaba esas relaciones y presionaba a las menores a seguir manteniendo relaciones para que el video no sea difundido.

Una de las chicas está embarazada de seis meses.

Dejá tu comentario