Nacional

La "falsa biografía" que difamó a la familia Bordaberry

Escritor de ultraderecha escribió sobre la familia del dictador en 1975. En plena presidencia de Bordaberry, sorteó la censura porque éste le negó la embajada en Paraguay

Una falsa biografía de Bordaberry le complicó la vida al ex dictador pero no por motivos políticos. Como si tuviera pocos opositores, un controvertido escritor le dedicó un libro titulado "Ramón Pardías" que intentó destruir su reputación.

El bizarro best-seller fue escrito por Joaquín Martínez Arboleya, conocido como Santicaten, el opositor menos pensado para Bordaberry, porque su "biógrafo" estaba a la derecha de casi cualquier uruguayo.

La historia del falso biógrafo fue reseñada en 2007 en una crónica en el suplemento Qué Pasa.

En la misma, se informa que el libro se publicó en plena dictadura, y cuando el destinatario del ataque era presidente. Como es obvio salió a luz con permiso u omisión de los militares a cargo del co-gobierno.

El polémico Santicaten noveló el  hecho y escribió "Ramón Pardías" que trató de vender como basada en hechos reales.

De este modo contó la historia de una supuesta estafa realizada por un Bordaberry a la familia Reyles a principios del siglo XX.

Santicaten se convirtió en el escritor más leído del Uruguay de 1975. Escribió también "El loco del Lago y Aberración" y otros 45 libros con mayor o menor suerte.

La primera edición de "Ramón Pardías" se agotó. Bordaberry salió presuroso a confiscar todos los libros, pero algunos siguieron circulando y lograron evitar la censura en aquel Uruguay sumido en el silencio.

Al inicio del libro, Santicaten escribe: "Personajes, hechos y situaciones son reales".

Muchas de sus afirmaciones se ha podido verificar que son falsas. Hoy el gran valor del libro en todo caso son las razones que llevaron a Martínez Arboleya a escribirlo. ¿Qué lo impulsó a crremeter contra el presidente en medio de una dictadura?

¿Quién era el brutal Santicaten? ¿Quiénes lo protegían? ¿Por qué Bordaberry sólo secuestró los ejemplares? ¿Por qué no lo encarceló como era la costumbre en aquella época?

Lejos de pasar zozobra, Santicaten siguió viviendo en su domicilio de Rambla República del Perú y llegó a publicar nueve libros más.

Santicaten no era un opositor al regimen, por así decirlo. Fue condecorado por el dictador paraguayo, general Alfredo Stroessner, para quien destinó un delicioso ejemplar de periodismo a la carta. El libro se llamó significativamente "Charlas con el general Stroessner" en 1973.

Al igual que su biografiado, Santicaten no creía en la democracia. De su obra se desprende el desprecio por los políticos tradicionales.

¿QUIÉN ERA RAMÓN PARDÍAS? Recuerda la crónica de Qué Pasa que Canal 4 emitía una propaganda de la obra estaba en todas las librerías y su valor era de cinco nuevos pesos (tres dólares), según Linardi y Risso.

Tenía una singular  advertencia: "Si alguien se encuentra o se reencuentra en ellos, no pretenda desdecirme, porque, de hacerlo, se expone a que convierta en acusación más concreta lo que hoy sólo quiero sea un cuento". Lo que su público, amigos y enemigos ignoraban, lo que el propio presidente ignoraba, era que ese "alguien" era el mismo Bordaberry.

La obra se inicia en la primavera de 1904 en campos floridenses próximos a Fray Marcos. Al protagonista se lo identifica como el "vasco" Pardías . Según la novela hacía 35 años que ese hombre trabajaba como tambero y repartidor de leche en uno de los campos de Don Ambrosio Castelar.

Castelar era un hacendado próspero. Además era viudo y padre de un solo hijo, Carlos, que es escritor y triunfa en Europa. Pardías acepta el puesto y se va del campo con el mayor de sus siete hijos, Domingo.

Al culminar la Primera Guerra Mundial, Ramón Pardías, ya chofer de Don Ambrosio, era mano derecha de los Castelar.

Con la ayuda de sus dos concubinas, Pardías aceleró los trámites de "partida" de Don Ambrosio, asesinándolo con tres inyecciones letales.

Muerto el estanciero, Pardías, que temía la llegada del hijo escritor, procedió a arreglar a su favor parte de la herencia.

 Entre 1925 y 1927 Pardías se transforma en "Don Ramón" gracias al dinero malhabido.

Su hijo, Domingo, se casó con Blanca Margarita "Arocemena" -curiosamente parecido al Arocena, segundo apellido de Bordaberry-, quien no sólo le dio varios hijos, sino que lo conectó con la alta burguesía y los sectores más dominantes de la sociedad uruguaya.

Otro personaje que entra en escena, sobre el final de la obra, es un joven chofer de Domingo. Benito, un "mocito despierto e inteligente" que escala posiciones en la sociedad uruguaya de entonces.

Empezó a publicar, con el seudónimo de "Pescadilla", en la página política de "un diario de gran tiraje". Benito se parece indisimulablemente al líder ruralista Benito Nardone, conocido también por el seudónimo Chicotazo.

Bastaba con ser de Durazno para conocer la "historia popular" de cómo el abuelo del entonces presidente, Juan María Bordaberry, se había "quedado" con los campos de la familia Reyles. Sobre todo, de cómo había dejado en la miseria a Carlos Claudio, el escritor nacional que había triunfado con El embrujo de Sevilla.

Además de escritor, Martínez Arboleya, Santicaten,  filmó metros de celuloide con informativos de Uruguay para cine y dirigió una película en 1947 con "Taco" Larreta como protagonista.

Vivió en Europa y en Buenos Aires. En 1946 volvió a Montevideo y quiso fundar los Grandes Estudios Filmadores Rioplatenses.

Su ficha oficial no dice que se casó en segundas nupcias con la señora Elvira Salvo del clan Romay.

Murió en 1984, con 83 años, abrazado a la causa política del coronel de la dictadura Néstor Bolentini, el flamante Partido Unión Patriótica. Su líder también falleció poco antes del regreso a la democracia .

Dejá tu comentario