Javier Miranda: crítica y debate de ideas a la cabeza del Frente Amplio

Su padre fue un desaparecido. Se lanza a la arena política con la consigna de reideologizar el Frente Amplio. Su encare no estuvo exento de polémica.

Por María Fernanda Souza @

El doctor Javier Miranda (51) es uno de los cuatro candidatos a la presidencia del Frente Amplio. Quizás sea hoy el único que ha generado revuelo con sus declaraciones.

Revuelo que lentamente obliga a propios y ajenos a tomar postura sobre sus dichos, que por el momento, aparecen a modo de recortes de prensa en descargos en Twitter o en muros de Facebook.

La breve conversación que mantuvo con Subrayado, permitió entrever que puede que haya algo en Miranda que celebra ese revuelo, que busca propiciar el debate de ideas, y lo que él llama “el compromiso con la argumentación”.

Su nombre como candidato a la presidencia de la fuerza política de izquierda fue apoyado por el astorismo organizado en el Frente Liber Seregni, el Partido Socialista, Corriente Popular (lista 1303), y PAIS (lista 52).

Miranda es abogado, y el arrojo que lo impulsó a salir del ámbito de la militancia social de derechos humanos para pasar a la arena del quehacer político se deja ver ya en su primera frase: “preguntame lo que quieras, no tengo ningún problema”.

SER DE IZQUIERDA ES SER CRÍTICO. Desde el primer momento sus declaraciones despertaron suspicacias en las filas frenteamplistas. Particularmente, cuando argumentó que no le parecía correcto que el gobierno delegara en la fuerza política la toma de decisiones que corresponden al Ejecutivo. Es que en su visión institucionalista, no debe confundirse el rol de la fuerza política con el del gobierno del país.

“- La función del gobierno no es la misma que la función del partido político. El gobierno gobierna con un programa que fue el que votó la mayoría de la población, pero gobierna para toda la población. Es una institución pública. El partido político no es una institución pública, es una asociación privada que promueve intereses públicos, y que promueve el debate en la sociedad para la construcción de esos objetivos públicos, pero sigue siendo una organización privada. (…) Esto permite a la fuerza política ser crítica del gobierno.
- Le permite tener una mirada crítica, ¿y puede criticar públicamente?
- Por supuesto, es que debe hacerlo. Fraternalmente. Exige debate la fuerza política, debate de ideas, debate de opciones, debate de alternativas también. Por supuesto. Ser de izquierda es ser crítico. (…) Analizar. Analizar críticamente. No ser obsecuente.”.

¿CUÁNDO VAMOS A DISCUTIR QUÉ PASA CON EL CAPITALISMO? Resulta llamativa esta frase en boca de un candidato que no se presenta como el más radical, pero Miranda afirma y reafirma la necesidad de un urgente debate ideológico en el seno de la fuerza política que permita pensar el futuro del Frente Amplio, y reivindica la premura de la reideologización de la fuerza política.

“Pensar a 20 años, a 30 años, ¿qué Uruguay vamos a ser? ¿Cuáles son las grandes discusiones ideológicas? ¿Cuándo vamos a discutir qué pasa con el capitalismo y qué vamos a hacer con el capitalismo? (…) Discutir cuál es la proyección del modo de producción hoy, y cuál es su futuro. Necesitamos reideologizar al Frente Amplio. Por un lado, un Frente Amplio que no lleve únicamente una agenda de gobierno, que por supuesto la debe tener presente (…) pero que no puede encerrarse en la agenda de gobierno”.

POSTURAS COORPORATIVAS Y AGENDA COLECTIVA. Una de las principales preocupaciones de Miranda, tiene que ver con la pérdida de la capacidad de síntesis de los reclamos de los movimientos sociales, tarea que cree que debe ser desempeñada muy especialmente por su fuerza política, como “expresión de la unidad de la izquierda”.

“Yo creo que los partidos hace un tiempo vienen perdiendo capacidad de síntesis de las reivindicaciones sociales”.

Pero cuando el reclamo es por presupuesto, la torta no da para todos, y en el reparto hay ganadores y perdedores. ¿Cómo manejar la intransigencia de las organizaciones sociales que no logran su cometido? Para muestra, sin ir más lejos, la sociedad uruguaya aún presencia los coletazos del reclamos por el 6% del presupuesto para la educación.

Para Miranda, “las reivindicaciones de los sectores sociales, que tienen reivindicaciones corporativas que responden a sus intereses de clase, a sus intereses de pertenencia a un grupo determinado, justamente son reivindicaciones sectoriales. La función de la fuerza política es justamente sintetizar eso para que la demanda corporativa no quede como la única demanda posible. Que genere una agenda colectiva, una agenda del “todos”. (…) en materia de educación se discutió bastante, lo que no logramos fue sintetizar una posición común, y creo que eso hay que retomarlo. Eso se hace en base a debate, y a debate de ideas.”.

COALICIÓN Y MOVIMIENTO. En reiteradas oportunidades Miranda argumentó que la idea de ver al Frente Amplio como una estructura que tiende a la polarización y los desencuentros, es una lectura que sirve a ciertos intereses, pero a la que no suscribe.

“El Frente Amplio es eso. Coalición. Coalición de movimientos y partidos, y además movimiento. Yo creo que la virtud del Frente Amplio es eso justamente, su capacidad de sintetizar coalición y movimiento. De recibir distintos puntos de vista, de amalgamar distintos puntos de vista, y de llevarlos a una definición programática con fuerte contenido de ideas que hace a la unidad de la izquierda. Eso es lo que hay que potenciar”.

SECTORIZACIÓN Y PERSONALISMOS. Miranda reivindica la construcción histórica del Frente Amplio, y sostiene que las diferencias que existen hoy entre astoristas y emepepistas son mínimas al lado de las que tuvieron en los comienzos del Frente Amplio los demócratas cristianos y los marxistas.

“Aquellos líderes de la izquierda que fundaron el Frente Amplio, tuvieron el coraje de encontrar los acuerdos y llevar a la unidad a la izquierda. ¿Qué nos pasa? Entre otras cosas pasa que el Frente Amplio es gobierno y que llevamos más de 12 años de gobierno frenteamplista a nivel nacional, pero además con el 50% de los votos. (…) El crecimiento hacia afuera, o sea, seguir captando adherentes por encima del 50% sin duda es mucho más difícil, (…) entonces ahí está la tentación de intentar ganar hacia adentro, y eso genera sin duda mayores discusiones y mayores ruidos, pero yo creo que los mayores ruidos están sobre todo en la falta de discusión en términos de ideas, en términos ideológicos.”

El candidato señala que en este momento hay 31 grupos dentro del Frente Amplio; entiende que esto no responde a diferencias en el plano de las ideas, sino a fraccionamientos de los grandes sectores del Frente Amplio que se han dado con criterios personalistas o de representación de intereses corporativos.

¿TIENE RETORNO? Miranda sostiene una vez más que la clave está en la discusión de ideas, y en la formación de cuadros.

“Los sectores, y el Frente mismo, no hemos formado cuadros políticos fuertemente. Pero además ampliar el debate de ideas. Creo que hay que fortalecer ampliamente la Fundación Liber Seregni, que había sido un espacio de promoción de ideas, de atracción de aquella gente que tiene aportes para discutir. (…) Que todos podamos conocer, formarnos, y a partir de ahí sí, que todos podamos dar la discusión”.

PARTICIPACION IGUALITARIA. Para Javier Miranda, es necesario incorporar nuevas formas de participación que permitan a un espectro más amplio de actores incorporarse a la construcción política y al debate de ideas.

“Creo que las Redes Frenteamplistas son un ejemplo de participación y debate formidable que hay que potenciar. (…) Hay que generar nuevos mecanismos de participación. Por supuesto que reunirnos a discutir, pero posibilitar efectivamente la participación. Si nosotros pensamos que la participación es únicamente en un local partidario, a partir de las 8 de la noche y hasta las 11 o las 12 de la noche, seguramente tengamos bajo nivel de participación, pero además excluimos de la participación a aquellos que queremos llamar, por ejemplo, a las mujeres. Porque en esta sociedad machista donde todavía los cuidados están a cargo de mujeres, seguramente las mujeres jóvenes no puedan involucrarse en política, porque a las 8 de la noche no pueden ir a discutir al local partidario. (…) No puede ser que la vida política sea incompatible con la vida familiar o con el crecimiento personal.”.

RESISTENCIA A DISCUTIR LA PARTICIPACIÓN FEMENINA EN EL FRENTE AMPLIO. Miranda es de los que afirma que existen resistencias en el seno de la fuerza política cuando se trata de discutir el rol de la mujer en los espacios de poder y de representación dentro del Frente Amplio. Sostiene que “somos el reflejo de una sociedad estructurada en términos machistas”.

“Nosotros vivimos en una sociedad machista, estamos reaccionando frente a una estructura sexista de la sociedad. La última presidencia del Frente Amplio fue de una mujer, y yo creo que fue una excelente presidencia la de Mónica Xavier, realmente fue un enorme sacudón. Pero es cierto que todavía hay una inercia fuerte que no permite la participación de la mujer en términos de igualdad. Porque lo que está en discusión acá es la igualdad. El derecho es para todos. El igual derecho a participación. Pero las estructuras siguen siendo resistentes, entre otras cosas porque los cuidados siguen estando feminizados, y las instancias de debate que generamos, las generamos en los momentos en que hay que dedicarse a cuidar. Ese es el problema.”.

Entrevista completa Roberto Conde

Entrevista completa José Bayardi

Entrevista completa Alejandro Sánchez

Dejá tu comentario