Nacional

Incendiaron las casas de los procesados por crimen de Daiana

Más de un centenar de personas prendieron fuego las viviendas de los dos jóvenes procesados. El juez iniciará proceso penal contra los participantes.

 

Más de un centenar de personas se reunieron frente a las casas de los dos jóvenes procesados por el asesinato de Daiana Martínez y las prendieron fuego.

Este lunes los vecinos habían apedreado la casa del menor que fue procesado y le pintaron la leyenda “asesinos” en una de las paredes. La familia del joven decidió mudarse del pueblo, por lo que este martes se dispuso una custodia policial para el lugar mientras se realizaba la mudanza.

Luego de que la guardia policial abandonara la vivienda, los vecinos ingresaron al predio e incendiaron esta casa y también la del mayor procesado por el caso, en la que aún estaban sus pertenencias.

Según se informó a Subrayado desde el diario El Telégrafo de Paysandú, el juez de la causa iniciará proceso penal contra las personas que incendiaron las viviendas.

Los procesados son un joven de 19 años y un adolescente de 16. El delito que se les imputa es el de homicidio con el calificativo de "muy especialmente agravado" porque mataron a la chica con la finalidad de suprimir indicios de la violación a la que la habían sometido, y procurarse impunidad.

El Poder Judicial confirmó que ambos violaron y asesinaron a la adolescente de trece años de edad en la localidad de Lorenzo Geyres.

La chica pasó frente a la casa en la que estaban ambos cuando iba rumbo al liceo. Fue llamada desde la puerta, se acercó y, mediante violencia, fue introducida a la vivienda y amordazada. La violaron en el dormitorio en forma sucesiva; primero el adolescente y luego el mayor mientras en cada caso el otro la retenía; luego la asfixiaron con una bolsa de nylon.

Pusieron el cuerpo en una bolsa de plastillera de las que se usan para guardar ración y la ataron, cargándola en una moto; llevaron el cuerpo hasta cerca de la cañada Blanc donde lo abandonaron.

Los hechos ocurrieron el viernes 30 de marzo, entre las 15.15 y las 16, horario en que la chica debía estar en el liceo.

Este dato deja sin fundamento una crítica a los investigadores señalando que con más esfuerzo la habrían encontrado viva.

En realidad la adolescente murió antes de que fuera denunciada su desaparición porque cuando ocurrió el crimen su familia suponía que estaba en el liceo. Otros indagados recuperaron su libertad.

La investigación estima que los dos criminales tenían problemas de convivencia con ellos y que por eso pretendieron incriminarlos.

Los procesados realizaron confesión plena de los hechos y la justicia descarta la participación de otros individuos.

 

- Foto publicada en la página de Facebook de Red Informativa.

Dejá tu comentario