Nacional

Hombre sin antecedentes penales confesó homicidio en Paysandú 9 años después

La Policía había dejado a buscar a Néstor Samudio, desaparecido en 2007. Un dato confidencial, permitió al jefe de Policía resolver el caso.


La misteriosa desaparición de un hombre fue resuelta por la Policía de Paysandú al constatarse que fue un homicidio. El responsable admitió el hecho nueve años después y fue enviado a prisión por un delito de "homicidio con dolo eventual".

Néstor Samudio González tenía 48 años y desapareció el 4 de noviembre de 2007, informa El Telégrafo.

Desde entonces su familia quería saber qué pasó con él.

En las últimas horas se supo que su homicida resultó ser un repartidor de leche, un hombre sin antecedentes penales, muy apreciado en la zona.

El jefe de Policía sanducero Luis Mendoza resultó fundamental para la resolución, ya que tuvo acceso a información reservada que apuntaba hacia este individuo, quien hasta el momento nunca habia sido indagado por el episodio.

Durante una reciente "mesa de convivencia" llevada a cabo por la Policía y los vecinos, un ciudadano pidió para hablar en forma reservada con Mendoza.

Allí, esta persona señaló a R.C.M.G., de 51 años, quien se dedica a la distribución de lácteos en la zona Este. Su nombre apareció por primera vez en la investigación.

Los agentes comenzaron a seguir la pista hasta que estuvieron en posición de detener en indagar al sospechoso.

El hombre admitió en las últimas horas que aquel día tuvo un altercado con Samudio y que al golpearlo éste cayó sobre unas barras de hierro golpeándose en la cabeza.

Al constatar su muerte, el agresor decidió guardar el cadáver en un baúl para posteriormente enterrarlo en el jardín de su casa.

Durante seis años, R.M.C.G. buscó la oportunidad de deshacerse del cuerpo hasta que finalmente lo desenterró, lo embolsó y tiró sus restos al río Uruguay.

Utilizó su camioneta de reparto para tirar el cadáver a la altura del Club de Pescadores

Hasta el momento, no se conocen las razones de la pelea. Dijo que Samudio apareció en su casa borracho para provocarlo, lo que generó el episodio de violencia.

Según su testimonio quiso golpearlo, pero el resultado de muerte lo sobrepasó.

Por razones que no pudo establecer se quedó con los documentos de su victima.

 

FOTO: La camioneta de reparto del homicida, usada para el traslado del cadáver. (El Telégrafo)

Dejá tu comentario