Nacional

Gremio de la seguridad para 24 horas por asesinato de guardia

El consejo directivo lo decide esta tarde. Tomarán contacto con la familia de la víctima. La imprecisa frontera entre custodia de valores y auxiliar de servicios.

 

Alfonso Verde trabajaba como guardia seguridad en el supermercado Frigo, de Uruguay y Paraguay. No tenía ninguna relación con la Unión de Trabajadores de la Seguridad (Unatrase).

Anoche fue asesinado de un disparo en la sien. Quiso defender su puesto de trabajo ante cuatro rapiñeros que huyeron en un Chevrolet blanco.

Esta mañana, el supermercado Frigo trabajó a puertas cerradas guardando luto por la horrible experiencia.

LOCAL CON KARMA. El destino golpeó a la empresa otra vez. En ese mismo local, tres años antes había muerto una persona por un derrumbe.

Una inspección de Renaemse intentó tomar contacto con los dueños, pero nadie estaba en condiciones de hablar. Verde era más que un guardia de seguridad, un amigo, un compañero de trabajo.

Como cientos, miles de trabajadores, cumplía tareas de seguridad en los comercios sin seguir los protocolos del Ministerio de Interior.

El presidente de Unatrase, Juan Del Valle, cree que el guardia asesinado hacía custodia de valores, aunque en realidad le daban condiciones de trabajo y le pagaban el laudo de auxiliar de servicio, el personal de vigila nada más que las góndolas.

Este mediodía, el gremio buscaba tomar contacto con la familia de la víctima para ponerse a las órdenes y analizar juntos posibles medidas. Para el gremio, el trabajador estaba demasiado expuesto por condiciones de trabajo insuficientes.

En esa frontera imprecisa, donde convive la desregulación y la ingeniería de costos, el guardia Verde fue ejecutado sin piedad.

No tenia chaleco ni estaba armado, como correspondería a alguien encargado de defender la custodia de valores de un comercio.

Del Valle reconoce que es un tema difícil de adaptar a la realidad dado los enormes flancos vacíos que tiene aún el mercado de trabajo de la seguridad.

Verde era empleado del supermercado y estaba en planilla, o sea su situación no era informal.

Sin embargo, su situación dentro del recinto no era del todo regular y el resultado del atraco así lo demuestra, dijo el dirigente del gremio de la seguridad privada.

Este tipo de guardias, que están por fuera del sistema, dependen directamente de los supermercados y se rigen por sus normas.

Tampoco se rigen por las exigencias del Registro Nacional de Empresas de Seguridad (Renaemse), organismo que plantea la necesidad de dotar de equipamiento e impartir cursos de capacitación para quienes cumplen tareas de vigilantes.

Como tantos otros, el fallecido Verde estaba fuera de los radares del sindicato. Según el dirigente del Valle, de esta manera los supermercados y otros comercios rebajan costos.

En ese sentido, explicó que quienes prestan funciones de seguridad por cuenta propia ganan el salario de un auxiliar de servicios: 8.000 pesos mensuales frente a los 11.000 pesos del laudo que impone hacerlo dentro del rubro empresas de seguridad.

Del Valle considera que todavía falta mucho para que los guardias de seguridad tengan un ambiente de trabajo adecuado.

Él puso su ejemplo: cuando ingreso a este mercado laboral en 2004 un guardia ganaba 8 pesos la hora. Ahora, al impulso del consejo de salarios, ese mismo guardia gana 50 pesos la hora.

La fragmentación social y la falta de respuestas de la Policía a los problemas de la inseguridad hicieron que el negocio creciera en los últimos años hasta alcanzar los 25.000 trabajadores, de los cuales apenas 4.000 son afiliados al gremio.

En ese ancho y ajeno territorio se movía Alfonso Verde cuando, a mano limpia, puso en riesgo su vida y perdió.

PARO DE 24 HORAS. La Unión Nacional de de Trabajadores de la Seguridad se reunirá a las 14 horas de este jueves para definir en qué día se realiza el paro de 24 horas definido por la Asamblea.

La reunión del ejecutivo será en la sede de la Federación Uruguaya de Empleados del Comercio  y Servicios (Fuecys).

"No podemos seguir contando cadáveres mientras esperamos que alguien tome una solución", dijo a Subrayado el presidente del gremio, Juan del Valle. 

Aseguró que la situación que viven "es la misma" que la de mayo de este año cuando falleció otro guardia en manos de un delincuente. Se trata del caso del Discount Bank de Goes, del cual inculpado el menor  apodado El Ricky.

En esa ocasión murió el guardia Luis Alberto Moreira, de 42 años.

Para minimizar el riesgo que sufren los trabajadores del sector reclaman mayor capacitación y los insumos básicos para el trabajo como el chaleco antibalas.

Dejá tu comentario