Internacionales

Gobierno británico necesitará permiso del Parlamento para iniciar el Brexit

La Corte Suprema rechazó la apelación del gobierno y decretó que el Parlamento tiene que dar luz verde al inicio del divorcio con la Unión Europea.


"La Corte Suprema dicta que el gobierno no puede activar el Artículo 50 (del Tratado europeo de Lisboa) sin una ley del Parlamento autorizándolo", afirmaron los jueces, que rechazaron en cambio que Escocia, Gales y el Úlster puedan vetar, como pretendían, la ruptura con Bruselas.

Los demandantes que habían llevado el caso a los tribunales saludaron el dictamen como "una victoria para la democracia y el Estado de derecho", dijo uno de sus abogados, David Greene.

Para cumplir con el fallo, el gobierno presentará "en unos días" un proyecto de ley para iniciar el divorcio, dijo en el Parlamento el ministro a cargo de la ruptura, David Davis, aclarando que no habrá marcha atrás al Brexit.

El Brexit no tiene vuelta atrás

El proyecto "será adoptado a tiempo" para lanzar el proceso de ruptura en marzo como muy tarde, como había prometido la primera ministra Theresa May, dijo Davis,

También advirtió que el Brexit es irreversible: "no hay vuelta atrás", dijo. "El punto de no retorno se superó el 23 de junio del año pasado", fecha del referéndum.

May prometió activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa en marzo como muy tarde, dando pie a dos años de negociaciones para acordar los términos del divorcio, y este martes reiteró que los plazos se mantienen.

"Los británicos votaron a favor de abandonar la UE, y el gobierno ejecutará este veredicto, activando el Artículo 50 como estaba planeado, a finales de marzo. La sentencia de hoy no cambia esto", dijo un portavoz de la primer ministro.

No se espera que el Parlamento -donde priman los proeuropeos- impida la activación del artículo 50 porque sería visto como una bofetada a la voluntad popular en el referéndum.

Sturgeon: Escocia debe plantearse la independencia

Los problemas para el gobierno podrían surgir más adelante, si los diputados reclaman voz y voto sobre los términos de la separación, en un momento en que la sociedad está dividida entre romper del todo con UE para controlar la inmigración o seguir en el mercado único.

El líder laborista Jeremy Corbyn prometió que no entorpecerían el inicio de las negociaciones, pero que se reservan la posibilidad de presentar enmiendas.

El arrinconamiento de Escocia, Gales e Irlanda del Norte irritó a los nacionalistas escoceses. La jefa del gobierno regional, Nicola Sturgeon, independentista, dijo que "cada vez está más claro que la voz de Escocia no se oye ni se escucha en el Reino Unido".

Ante eso, Sturgeon advirtió que los escoceses deben plantearse la independencia. "¿Está Escocia satisfecha con que nuestro futuro lo dicte un gobierno conservador cada vez más de derechas que sólo tiene un diputado regional, o es mejor que asumamos el control de nuestro futuro? Es un dilema al que Escocia tiene que responder".

AFP

 

Dejá tu comentario