A SEGUNDA INSTANCIA

Fiscalía apeló absolución de Martín Mutio por tráfico de 4,5 toneladas de cocaína a Europa

Ferrero afirma que existen hechos que fueron atribuidos y probados por la Fiscalía, y a los cuales la defensa no dio una explicación lógica y que la sentencia judicial de primera instancia omitió valorar.

09 de septiembre de 2022, 18:19hs

La fiscal de Estupefacientes, Mónica Ferrero, apeló la decisión de la jueza Adriana Chamsarian de absolver al empresario Martín Mutio, que había sido el único imputado por el tráfico de 4,5 toneladas de cocaína a Europa.

Entre los argumentos de Ferrero, existen hechos que fueron atribuidos y probados por la Fiscalía, y a los cuales la defensa no dio una explicación lógica y que la sentencia judicial de primera instancia omitió valorar.

Con respecto a la exportación de cocaína, la fiscal sostiene que el contenedor donde se encontró la droga fue cargado en un silo diferente (en ruta 1 km. 45 en San José) a los otros dos enviados al exterior, cargados en Los Cerrillos, Canelones, donde Mutio tenía soja a su favor para cargar los tres.

La exportadora Cabzen S.A. era dirigida por testaferros de Mutio, pero era él quien se encargaba de la operativa.

Sin embargo, en el Documento Único Aduanero (DUA), Mutio le dijo a su despachante de aduana que los tres contenedores habían sido cargados en Los Cerrillos, Canelones, y la declaración jurada se confeccionó con esa información errónea.

Ferrero asegura que Mutio estuvo presente al momento que se cargó la soja en el contenedor que llevaba la droga el 8 de junio de 2019 y le dijo al transportista que iba a llevar el contenedor al puerto, que lo dejara en el silo hasta el lunes, porque iba a ser inspeccionado por el MGAP. La fiscal tiene probado que Mutio fue visto por el peaje de la ruta 1 hacia San José, donde estuvo desde las 19 horas hasta las 3 de la mañana. En las imágenes en poder de Fiscalía, se ve a Mutio pasar con otra persona que no fue tenida en cuenta en la causa.

Para la fiscal, cuando el contenedor pasó hacia el Puerto de Montevideo ya iba precintado, una práctica que no se realiza cuando es cargado sino cuando llega a la terminal marítima. Además, llevaba un sticker de "carga fumigada", argumento esgrimido por la defensa para justificar la presencia de Mutio durante la carga. Eso significa también que los funcionarios portuarios no pueden abrir un contenedor con esa advertencia, ante el riesgo de que contengan gases tóxicos, nocivos para su salud.

Ferrero sostiene que existe una prueba central que la jueza Chamsarian no tuvo en cuenta fue referente al peso del contenedor. Ingresó y salió del Puerto de Montevideo pesando 26.570 kilos, el mismo peso cuando llegó a Bélgica luego de que se le retirara la droga en Alemania. Para la defensa, la droga pudo ser colocada en cualquiera de los puertos por los que pasó el contenedor. La Fiscalía se ampara en la pericia de la Policía alemana que afirma que el precinto no fue adulterado, además de que iba estibado y para colocarle la droga se debió retirar los contenedores circundantes y haber acondicionado todo como estaba inicialmente, ya que el contenedor llegó a Alemania en el mismo lugar que salió de Montevideo.

La droga salió del Puerto de Montevideo el 12 de junio de 2019 hacia el Puerto de Zárate en Argentina, luego rumbo a Santos, Río de Janeiro y Vitoria en Brasil, de ahí a Dakar (África) y Hamburgo (Alemania). El destino final era Bélgica.

Otros argumentos esgrimidos por la Fiscalía ante el Tribunal de Apelaciones: Mutio envió 24 contenedores a Europa entre 2017 y 2019, y en el envío anterior al contenedor donde se decomisó la droga en Alemania, Caben S.A. exportó cuatro contenedores de soja a España. De esos, tres fueron abandonados en el puerto y la soja se echó a perder. Solo uno fue retirado; había sido cargado en el silo de San José.

De los 24 contenedores exportados por Mutio en los dos años a Europa, 17 fueron abandonados en los puertos.

La Fiscalía intenta probar que el silo de San José era estratégico para Mutio y que lo había adquirido por 3,9 millones de dólares, de los que había pagado 800.000 dólares, por lo que busca imputarlo por lavado de activos.

Dejá tu comentario