GABRIEL TENENBAUM

Experto analizó los ajustes de cuentas, el valor de la vida y las políticas en seguridad

Tenenbaum habló de contener los flujos de drogas ilegales provenientes del exterior y en lo social, trabajar en los centros educativos y a nivel comunitario.

El sociólogo Gabriel Tenenbaum analizó el aumento de los homicidios y afirmó que “mayo fue un mes dramático”. El especialista manifestó preocupación e instó a tener una perspectiva histórica para conocer la tendencia de este delito.

“Mayo puede ser muy preocupante, quizás lo sea también junio, pero si después se resuelven de alguna manera los conflictos entre algunos grupos delictivos, posiblemente bajen los homicidios, y al final de año esto, que hoy vemos como una tormenta, después no lo es”, indicó.

Desde el punto de vista estadístico y de la sociología del delito, para Tenenbaum “es importante tener la construcción histórica de las tendencias”. En ese sentido, afirmó que no ayuda la comunicación del Ministerio del Interior que “ofrece información fotográfica”. “Comparamos mes con mes de años distintos, comparamos trimestre con trimestre”, dijo. “Lo más importante es comunicar la tendencia a lo largo del tiempo, eso es realmente lo que nos brinda información como para saber hacia dónde vamos”, aseguró.

El experto habló de una radicalización de la violencia en los últimos 10 o 15 años. Eso queda demostrado “en las formas de hacer morir a los otros” y que se refleja en los ajustes de cuentas.

Junto a un grupo de investigadores publicó un estudio el año pasado en el que intentaron delimitar el concepto del ajuste de cuentas y reflexionó sobre el valor de la vida para los delincuentes.

Mientras el sentido común entendería que determinadas personas no valoran su vida, la ponen en riesgo y están dispuestas a morir, Tenenbaum dio cuenta de una idea a la inversa.

Sostuvo que porque las personas valoran su vida, están dispuestas a arriesgarse y a morir. En poblaciones con privaciones de derechos, los individuos buscan y demandan integrarse a la sociedad, y para ello incurren por “caminos alternativos a los normativos, institucionales” como el trabajo y la educación, porque no tienen más opciones para alcanzar sus metas de vida, “del éxito de la sociedad”. Ponen en riesgo su vida, para integrarse a la sociedad y conseguir esas metas.

Tenenbaum indicó que la mitad de los homicidios ocurre en conflictos entre delincuentes dedicados al tráfico de drogas, no necesariamente consumidores sino que personas insertas en esos grupos delictivos. “A veces las cuentas se saldan con personas que no están integrando estos grupos delictivos, pero sin embargo son conocidos, amigos o familiares”, afirmó, trascendiendo a quienes se encuentran en la disputa territorial o mercado doméstico del narcotráfico.

El experto sostuvo que es fácil identificar las zonas de mayor conflictividad en base a indicadores del Ministerio del Interior. Sin embargo, Tenenbaum afirmó que “el delito fluye, es flexible” y que en las políticas en seguridad “se va de atrás”.

Habló de soluciones generales con políticas de prevención que trascienden la seguridad en dos grandes dimensiones. En seguridad, una primera política con una acción estratégica de contención de flujos de drogas ilegales provenientes del exterior. Y en lo social, trabajar sobre las masculinidades y cómo vivir la juventud, lo qué significa ser joven, y cómo canalizar las emociones. Para ello, recomendó trabajar con los centros educativos y a nivel comunitario.

Dejá tu comentario