DeportesFútbol Uruguayo 2da | Selección Uruguaya | Oscar Tabárez

Entregarán a Tabárez carta denunciando al jefe de seguridad de la Selección

El ex agente de inteligencia Miguel Zuluaga trabaja en la AUF desde 2000. Lo acusan de participar de apremios físicos durante la dictadura

Unas 300 personas y 20 organizaciones de derechos humanos presentarán una carta al maestro Oscar Washington Tabárez para denunciar los antecedentes del jefe de seguridad de la Selección Uruguaya, el expolicía Miguel Ángel Zuluaga, quien fuera oficial de inteligencia en los años de la dictadura militar.

En el mensaje participan entidades como Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos. Este jueves se terminó la etapa de reunir firmas y será presentada en dos semanas al técnico de la AUF.

Brecha informa este viernes sobre los contenidos y en ese sentido sus autores establecen la necesidad de "la condena social como gesto simbólico y formativo" particularmente de quienes "ocupan algún lugar de referencia en la sociedad"

Desde hace bastante se conoce la historia laboral de Zuluaga y hay decenas de testimonios de su participación en interrogatorios de detenidos, así como acusaciones sobre sus prácticas como subcomisario del Departamento 4 de la Dirección Nacional e Inteligencia entre 1976 y 1982.

Sin embargo, la notoriedad de su trabajo al lado del plantel de la selección ha reactivado esas denuncias.

Zuluaga fue contratado por la Asociación Uruguaya en el año 2000 a pedido del entonces técnico Daniel Passarella y quedó en el cargo durante el período de Víctor Púa y Oscar Tabárez.

El ex oficial tiene una excelente relación con el cuerpo técnico actual y con los principales futbolistas del plantel.

Alvaro Salas, uno de los promotores de la carta, contó a Brecha que se informó sobre Zuluaga a la Mesa Permanente de la AUF y a Enrique Saravia, por entonces presidente de la Mutual de Futbolistas Profesionales.

Saravia, un hombre vinculado al MPP, les respondió que era una denuncia muy difícil de tramitar en función de la relación afectuosa entre Zuluaga y el plantel.

Salas da su versión sobre el expolicía: "Yo creo que se hace el bueno y los jugadores no ven la gravedad de que él interrogara a jóvenes que estaban torturando".

Las investigaciones sobre el pasado de Zuluaga se han ido profundizando con el pasar del tiempo. Han aparecido actas de episodios protagonizados por Zuluaga, como por ejemplo la detención de dos médicos austríacos que habían llegado a Uruguay con la intención de entrevistarse con detenidos por participar en actividades consideradas subversivas.

Ambos extranjeros estaban en el Hotel Crillón y entre sus pertenencias se encontraban cartas de personalidades europeas destinadas al presidente de la República en reclamo de mejora en las condiciones de reclusión y liberaciones de presos políticos.

El hecho quedó registrado como parte de las actividades diarias del 28 de mayo de 1980 en el segundo tomo de "Investigación histórica sobre dictadura y terrorismo de Estado en Uruguay (1973-1985).

También da testimonio de su trabajo como agente de inteligencia Ruben Waisrub, quien -en su carácter de detenido- conoció a Zuluaga en 1979 en la sede de la calle Maldonado. Tenía entonces 18 años y dice que siempre el policía se presentó con su verdadero nombre, algo que no siempre hacían los interrogadores.

Cuando le sacaron la capucha luego de una sesión de tortura, Zuluaga estaba allí. No obstante, no puede asegurar que el expolicía fuera uno de los que lo apremiaron físicamente.

Waisrub también lo vio en la sala en la que los detenidos eran sometidos a plantones.

Otro testigo Luis Libschitz contó hace cuatro años que en el año 1976 lo vio gritando y amenazando: "che, aflojá que está todo el pescado vendido. No te hagas lastimar que te van a matar", le dijo a otro detenido.

Diego Damián -detenido durante meses en el departamento 6 de la DNII- lo vio en esa época y dijo que "es un tipo que estuvo comprometido". En el lugar había "gente colgada, tirada en el piso, mientras les hacían submarinos".

Los policías torturaban hasta que el detenido aceptaba alguna acusación o delataba a otras personas. Cuando eso sucedía debía firmar un acta con su declaración.

El siguiente documento es un acta de interrogatorio firmada por Zuluaga en la que es mencionado Manuel Liberoff, médico militante del Partido Comunista, por entoinces residente en la zona de Camino Carrasco, frente a un comité de base..

En 1973 se radicó en Argentina y fue asesinado tras ser secuestrado de su apartamento en Buenos Aires el 19 mayo de 1976. Murió en similares circunstancias que Zelmar Michelini, Héctor Gutiérrez Ruíz, Rosario Barredo y William Whitelaw .

Dejá tu comentario