Internacionales

Encuentran en Florida los restos de un naufragio de hace 500 años

Tras 500 años de búsqueda, un cazatesoros al fin habría hallado los restos del naufragio del último colonizador francés, Jean Ribault.

Después de casi 500 años e incontables expediciones, un cazatesoros halló aparentes restos del naufragio del colonizador francés Jean Ribault, quien pudo haber cambiado el rumbo de la historia de Florida.

¿Será "La Trinité", la nave capitana de 32 cañones de la flota de Jean Ribault, el navegante francés que intentó fundar una colonia de protestantes en el sureste de Estados Unidos por orden del rey Carlos IX?

Para las autoridades de Florida, el Estado francés y arqueólogos independientes, es lo más seguro.

De confirmarse, sería el hallazgo arqueológico marino más importante de Estados Unidos, equivalente a lo que significaría para el mundo hispanoparlante encontrar la "Santa María".

Es la comparación que utiliza el historiador y arqueólogo francoestadounidense John de Bry, director de la ONG Center for Historical Archaeology, con sede en Florida.

"Si es 'La Trinité', es el naufragio más importante, histórica y arqueológicamente, que se haya encontrado jamás en América del Norte", dijo a la AFP.

Todas las pistas indican que lo es: entre otros artefactos, se hallaron tres cañones de bronce con símbolos del reino de Enrique II y un monumento de piedra con el escudo de armas francés que iba a ser utilizado para marcar el nuevo territorio.

"El material es consistente con el que se asocia a la flota francesa perdida en 1565", dijo a la AFP Meredith Beatrice, directora de comunicaciones del Departamento de Estado de Florida.

En 1565, Ribault zarpó de Fort Caroline (hoy Jacksonville) para atacar a su archienemigo, el español Pedro Menéndez de Avilés, quien había sido enviado a Florida por el rey Felipe para desbaratar los planes colonizadores de los franceses.

Pero lo pilló un huracán que destruyó "La Trinité" y otros tres galeones y acabó por siempre con las aspiraciones de Francia de hacerse con Florida.

Ribault y varios cientos de hugonotes fueron masacrados poco después por Menéndez de Avilés en la ensenada que hoy, por eso, se llama "Matanzas".

INTERÉS HISTÓRICO. "Si los franceses no hubieran virado al sur y sus botes no se hubieran hundido por el huracán, la historia sería muy distinta", dijo John de Bry. "Florida habría hablado francés por muchos años".

En la Florida moderna, arqueólogos e historiadores han estado buscando obsesivamente este naufragio. Nada más hace dos años, partió una expedición del estatal Programa Arqueológico Marítimo del Faro de St. Augustine (LAMP), que no rindió frutos.

Según el arqueólogo marino Chuck Meide, quien dirigió aquella expedición, "este es uno de los naufragios más importantes que hemos tenido en Florida".

Pero fue Global Marine Exploration (GME), una firma privada de cazatesoros, la que dio con el botín en mayo frente a las aguas de Cabo Cañaveral.

El lugar preciso del hallazgo es un dato que por ahora, por precaución, nadie quiere divulgar.

Decirlo "no es recomendable", afirmó el cónsul francés en Florida, Clément Leclerc.

"Este puede ser un descubrimiento muy importante y merece un análisis científico riguroso, porque deberíamos presentarlo luego al público debido a su interés histórico", comentó a la AFP.

"¡NO ES FRANCÉS!" El que no está muy contento es Robert Pritchett, el dueño de GME, quien asegura haber invertido 3 millones de dólares y ahora podría no percibir ninguna compensación.

Bajo la ley de naves militares hundidas, Estados Unidos reconoce la soberanía de otros países sobre barcos de guerra naufragados en su territorio.

Por eso el estado de Florida debe -y pretende- entregar a Francia todos los restos. Pero Pritchett no quiere quedarse con las manos vacías y promete dar batalla.

"Francia no tiene prueba de nada", dijo. "No es una nave militar francesa".

"Nosotros somos profesionales, no buzos novatos como LAMP y los arqueólogos estatales", acusó Pritchett.

Manejado inicialmente con el mayor sigilo, el hallazgo se hizo público hace poco por un litigio entre Francia y GME por la propiedad de los restos.

GME presentó en octubre un reclamo de titularidad de todo el contenido del naufragio. Pero Francia presentó una contrademanda junto al estado de Florida a principios de diciembre.

"Estamos muy emocionados y curiosos de ver cómo se desarrolla la acción legal, pero sentimos que es un caso asegurado para Francia", dijo Meide.

Dejá tu comentario