InternacionalesArgentina | corrupción | Kirchnerismo

El desamor que descorrió el velo a la mayor trama de corrupción de Argentina

Dolorida por la separación, Hilda Horovitz contó todo sobre su ex, el chofer Oscar Centeno, el hilo más delgado de la red de corrupción kirchnerista.

Oscar Centeno e Hilda Horovitz estuvieron juntos 9 años y se separaron en 2016.

Terminaron con recelos, reproches y acusaciones cruzadas. Ella lo acusó de violento. Él la acusó de extorsionarlo con contarlo todo.

Hilda plantó todo, fue al despacho del juez federal Claudio Bonadio y acusó a su expareja de llevar y traer bolsos con millones en efectivo

El enojo llevó a los ocho cuadernos en los que Centeno anotó todo durante una década: apodos, lugares de encuentro, montos, listas de empresarios, todo. Ese material estuvo durante años guardado en la casa de un amigo del chofer, hasta que llegaron a manos del diario La Nación.

La dimensión mafiosa era de tal magnitud que los periodistas decidieron crear en el más restricto secreto una unidad de investigación solo para este tema. Al final, con entrecruzamiento de datos y meses de investigación, decidieron no publicar, al menos no hacerlo hasta que el fiscal y el juez tuvieran copias del material.

Ya hay más de una decena de detenidos -exgobernantes, poderosos ejecutivos- y hay varios prófugos.

Centeno, el chofer de las coimas, no solo está detenido y posiblemente sea procesado. Acaba de ser despedido del municipio de Berazategui, donde actualmente prestaba servicios.

Sus épocas de gloria como chofer de Roberto Baratta -el número dos del todopoderoso Secretario de Planificación Julio De Vido- quedaron atrás.

El adelanto del testimonio de Hilda Horovitz se conoció a través del programa Animales Sueltos a América TV.

Embed

Allí se difundieron dos audios con breves declaraciones de la mujer al periodista Rodis Recalt.

En uno de ellos, asegura que su ex conoció al Néstor y Cristina Kirchner de entre casa.

"Sí. Oscar me habló de Cristina cuando iba en Olivos; la veía en pijama, desarreglada, pero no tenía contacto con ella. Se hablaba mucho más con Néstor Kirchner".

No era común que fuera solo. Una de las veces le entregó en mano una bolsa con 4 millones de dólares a Néstor, una pequeña parte considerando que se estima que circularon más de 160 millones de dólares en coimas durante diez años.

Centeno y la que ahora fue su delatora se conocieron en un apart hotel de Parque Centenario en mayo de 2006.

Hilda era la encargada del lugar y en pocos días comenzó una relación sentimental con él.

Se mudaron juntos a una casa en Martínez, en la zona norte del gran Buenos Aires, y luego a un edificio en Bartolomé Mitre 2227, propiedad de Centeno.

Un tiempo después, en 2012, cambiaron a Olivos. La mujer, incluso, comenzó a trabajar en Planificación gracias a propio Baratta.

La relación venía bien hasta que empezaron las peleas. Según declaró el propio Centeno ante la fiscal Silvana Russi en una denuncia por extorsión contra Horovitz, "la relación entre los dos siempre fue compleja" y "para 2015, la convivencia se volvió insostenible". En ese expediente, el chofer sostuvo que Hilda le pidió dinero para callar lo que sabía sobre los bolsos que llevaba.

En esa misma causa Horovitz reveló que Centeno llevaba a Baratta a recorrer cuevas financieras para buscar plata que retiraban en bolsos.

También sostuvo que el exfuncionario le daba dinero a cambio de su silencio y que las peleas que tenían eran con "trompadas e insultos".

Desde noviembre de 2017 ella pedía ser recibida por el juez Bonadio.

Con la detención de Baratta quedó claro que ahí estaba la punta de la madeja de la asociación para delinquir.

Hasta ahora, en Argentina se sabía que hacía el kirchnerismo con el dinero sucio. Lo invertía en hoteles, en inmuebles. Pero como nunca antes quedó establecida la red de alianzas, una larga lista negra de empresarios beneficiados por las coimas, y la tarea full time recaudatoria en negro de los gobernantes de entonces.

UNA TAPADERA

Muchos piensan en Argentina piensa en Argentina que es una causa armada para tapar los problemas son solución del macrismo en medio de una gran crisis social.

Los macristas señalan que una cosa tiene relación con la otra, subrayando que en los ocho cuadernos de Centeno están las coimas del sector energético. Pero que la jurisdicción de Vido estaba también en otras obras públicas suculentas, incluido los proyectos viales y del sector transporte.

No hay razones para pensar que no haya un comportamiento similar en esos rubros, dijo el diputado Fernando Iglesias, del sector oficialista Cambiemos.

Ante la realidad de los tarifazos que hoy minan la popularidad del gobierno, explicó: "Gran parte del déficit fiscal de Argentina se explica por la importación de energía. Y eso ocurrió porque el sistema interno está colapsado. La enseñanza que dejan las coimas es que ese dinero pudo haber ido a obras del sector energético que se necesitaban para evitar los lo ajustes de tarifa que hoy estamos viviendo".

Dejá tu comentario