ShowDeportes | Espectáculos | Francia

El breakdance seduce en París pensando en los Juegos Olímpicos

Organizadores del evento anunciaron que éste será uno de los deportes invitados. El Comité Olímpico Internacional deberá dar el visto bueno a esta propuesta.

Cuatro mil personas en una sala de la periferia de París, donde bailarines dan muestras de una agilidad impresionante: el breakdance, que está en puertas de ser olímpico, logró el sábado por la noche seducir en la capital francesa, a cinco años de los Juegos de 2024.

Los organizadores de París-2024 anunciaron el jueves oficialmente que el breakdance es uno de los deportes invitados que proponen para su edición, aunque todavía falta el visto bueno del Comité Olímpico Internacional (COI).

"¡Disfrutad!", dice con una gran sonrisa Stéphane Sabotinov, vestido de blanco y negro, con una gorra en la cabeza, antes de entrar en la pista, donde se reunieron 120 bailarines de breakdance, algunos entre los mejores del mundo.

"El breakdance es impresionante. Están las battles (batallas), vamos al choque pero con respeto", afirma Stéphane, añadiendo que confía en que el paso a los Juegos Olímpicos pueda terminar con "los malos tópicos" que lo rodean.

"Venimos de la calle, así que nos asocian con la violencia. Como tenemos gorra parece que forzosamente somos delincuentes. Pero es todo lo contrario. Canalizamos toda nuestra agresividad hacia el baile", asegura.

En La Seine Musicale, una sala de espectáculos recientemente inaugurada al oeste de París, el ambiente es más bien familiar. Muchos jóvenes y niños están acompañados por sus padres.

Deborah Lombo acudió a este cita con su hija de 9 años, Cassie.

"Es la primera vez que vengo a ver breakdance. Hay un ambiente amigable, no es como la danza clásica", constata. "Los chicos se quedaron viendo fútbol en casa y nosotros hemos organizado una salida de chicas", sonríe esta mujer de 29 años, que trabaja en un banco.

Brahim Zaibat como 'guest star'

A Deborah y a su hija Cassie les gusta la danza, pero también la música.

"El DJ es muy importante, es el que da el tempo y el ritmo a los bailarines. En un 80%, los DJ son antiguos bailarines", cuenta Zoubir, creador de esta competición, bautizada Battle Pro, hace 19 años.

La música suena a alto volumen para hacer vibrar las gradas.

Hay padres que toman precauciones, haciendo que sus hijos pequeños se pongan tapones para los oídos antes de que comience el show.

El público está sentado en esta sala, cuando en otras competiciones puede estar en círculo alrededor de los bailarines. El ambiente es tranquilo y únicamente hay algún abucheo para protestar puntuales decisiones del jurado.

El sábado, la Battle Pro de París estaba dedicada a la prueba por equipos, únicamente con hombres en liza. No hubo competidoras femeninas que lograran clasificarse.

Brahim Zaibat, bailarín de breakdance y coreógrafo célebre en Francia, acudió al lugar para animar a los competidores y compartir esta velada.

"Aquí está el nivel más alto del hip hop", subraya Zaibat, que ha participado tres veces en la Battle Pro y que practica el breakdance desde hace 25 años, desde que era niño ya que tiene 32.

"Descubrí el breakdance en mi barrio de Lyon. Había fútbol y danza, y elegí la danza", cuenta este francés, que ha llegado a bailar con Madonna y que celebra tímidamente la posible llegada del breakdance a los Juegos Olímpicos.

"Es bueno para los bailarines, es una evolución. Pero hay que ver cómo se produce, cómo va a ser juzgado. Vamos a ver", afirma.

Son las 23 horas y ya hay ganador: los RedBull All Stars se coronan como los mejores de la noche. Y París sigue conociendo esta baile-deporte, que puede ser la gran novedad de sus Juegos Olímpicos.

FUENTE: AFP

Dejá tu comentario