Economía advierte todo lo malo que pasará si cae la ley de Pluna

Los aviones no tendrían mantenimiento y perderían su valor, perjudicando a los acreedores. Cientos de empleados se quedarían sin empleos y caerían los permisos de vuelo.

 

El Ministerio de Economía elaboró un documento donde defiende la constitucionalidad de la ley que votó en julio de 2012 para atender la situación de crisis en que estaba la aerolínea Pluna S.A., de bandera uruguaya.

Con esa ley los aviones de Pluna S.A. fueron transferidos a un fideicomiso, con el objetivo, dice el gobierno, de salvar el principal activo de la empresa y crear luego otra compañía aérea (Alas-Uruguay).

Algunos acreedores de Pluna S.A. entendieron que esa ley los perjudicó y que además es inconstitucional. Por eso presentaron recursos ante la Suprema Corte de Justicia (SCJ), para que el máximo organismo judicial del país haga caer la ley.

Si esto pasa, los aviones deberían volver a Pluna e integrar los activos de la empresa en el proceso de liquidación y concurso.

Los acreedores esperan así poder cobrar, pero el Ministerio de Economía advierte que esto no es posible y que, en todo caso, si los aviones vuelven a Pluna, al concurso de acreedores, perderán su valor porque carecerán del mantenimiento requerido, el que ahora realiza el fideicomiso.

Dice el documento del Ministerio de Economía, al que accedió Subrayado: “Los hechos supervinientes al concurso de Pluna S.A., a la creación del fideicomiso y a la disposición de las aeronaves, han creado una serie de situaciones que no hacen posible retrotraer el escenario creado”.

Y agrega: “En la medida que cualquier decisión de inconstitucionalidad no puede tener efectos hacia el pasado, la cuestión habrá de terminar resolviéndose en la esfera de la responsabilidad del Estado. En dicha sede -ajena al ámbito de la Suprema Corte de Justicia- deberá determinarse si existió efectivamente un perjuicio a la masa de acreedores. Para esto, deberá compararse, por un lado, el escenario ideal de una liquidación de Pluna S.A. con las aeronaves en su masa activa -en el estado que hubieran estado sin mantenimiento- y los pasivos con Scotia Bank y EJC; y, por otro, la liquidación que efectivamente deberá afrontar la Sindicatura sin aeronaves y sin sus principales pasivos”.

La ley cuestionada creó el fideicomiso y transfirió allí todos los aviones de Pluna S.A. Siete aviones eran propiedad de Pluna S.A. Tres de ellos fueron vendidos a la nueva aerolínea creada por los ex empleados de Pluna. Los otros cuatro intentan ser vendidos en el exterior.

AVIONES. Desde que el gobierno cerró Pluna, el fideicomiso pagó las cuotas al Scotia Bank que debía la aerolínea por los aviones. Además pagó el mantenimiento de las aeronaves, hasta el día de hoy, cosa que no hubiera pasado si los aviones permanecían como parte de los activos de Pluna, perdiendo su valor, dice el Ministerio de Economía.

Los otros seis aviones que tenía Pluna estaban en leasing con el Eastern Jet Co. (EJC) y su deuda fue asumida también por el fideicomiso, destaca el gobierno. En total, el fideicomiso se quedó con la mayor parte de las deudas de Pluan, por un total aproximado de US$ 276 millones (el valor de los 13 aviones).

Los seis aviones en leasing fueron devueltos al fabricante en un acuerdo que contó con el aval de la Sindicatura que se hizo cargo del concurso de Pluna S.A., destaca el documento de Economía.

El gobierno reconoce que no consiguió el objetivo que buscó con la ley votada en julio de 2012, ya que la subasta de los aviones fracasó.

Aún así el Ministerio de Economía destaca que “se ha conservado el valor de las aeronaves, evitando que el mismo se destruya por falta de mantenimiento. Pocos días de falta de mantenimiento hacen desaparecer las condiciones de aeronavegabilidad de los aviones. El aeropuerto de Carrasco sería hoy el cementerio de 13 modernas aeronaves, con la pérdida, ésta sí, plenamente irreversible de decenas de millones de dólares”.

El gobierno también destaca que “ha logrado mantener los permisos de vuelo de pilotos y tripulaciones, que son capital humano nacional. Se mantuvieron fuentes de trabajo y capacidades de funcionarios de Pluna S.A. del área de mantenimiento, a través del contrato celebrado por el fideicomiso con la Sindicatura del concurso para el mantenimiento de los aviones”.

ALAS-U. El documento de Economía indica además que el fideicomiso ya le transfirió tres de los siete aviones de Pluna S.A. a la nueva compañía Alas-Uruguay, que los pagará en 10 años con tres de gracia.

Todo esto, dice el gobierno, “a los efectos de que los trabajadores mantengan sus fuentes de trabajo y aseguren, en todo aquello que se entienda necesario, la conectividad aérea” del país.

RESUMEN. En definitiva, el Ministerio de Economía advierte que sin la ley votada el año pasado, y ahora cuestionada por inconstitucional, los aviones habría perdido su valor, los ex empleados de Pluna habrían perdido todos su trabajo, los pilotos habrían perdidos sus permisos de vuelo y las naves su autorización a volar.

Por último, el Ministerio de Economía recuerda que los recursos de inconstitucionalidad “no provienen de la Sindicatura de Pluna S.A.”, que es la “defensora de los intereses de la masa de acreedores”. Además, dice el gobierno, el Fiscal de Corte Jorge Díaz se pronunció a favor de la constitucionalidad de la ley.

“Por todo lo anterior, una declaración de inconstitucionalidad de la Ley 18.931, además, creemos, de no estar fundada según lo anteriormente expuesto, solamente puede hacer más compleja la definición de la cuestión”, concluye el documento de Economía, al que accedió Subrayado.  

Lea aquí todo el documento que elaboró el Ministerio de Economía

Dejá tu comentario