AFP

Dos inculpados por tramar ataques a locales demócratas en EEUU

Dos personas vinculadas a milicias de extrema de derecha fueron inculpadas por tramar un ataque a oficinas del Partido Demócrata en California, informó el viernes el departamento de Justicia de Estados Unidos.

Dos personas vinculadas a milicias de extrema de derecha fueron inculpadas por tramar un ataque a oficinas del Partido Demócrata en California, informó el viernes el departamento de Justicia de Estados Unidos.

Ian Rogers, estadounidense de 45 años, fue detenido en enero en posesión de un vasto arsenal mientras que Jarrod Copeland, de 37 y la misma nacionalidad, fue arrestado esta semana.

Frustrados con el resultado de las elecciones presidenciales de 2020, decidieron atacar locales demócratas con la esperanza de "comenzar un movimiento que derribe al gobierno", según documentos judiciales divulgados el viernes.

El presidente saliente Donald Trump, quien denuncia sin pruebas haber sido derrotado fraudulentamente en las elecciones, "precisa nuestra ayuda", había escrito Rogers a Copeland en un mensaje cifrado incluido en los documentos del proceso.

"Realmente quiero volar un edificio demócrata", agregó en otra conversación en enero, días después de que los partidarios de Trump irrumpieran en la sede del Congreso el 6 de enero.

"Estoy de acuerdo, prepara el ataque" le respondió Copeland quien, de su lado, se había contactado con milicias de ultraderecha en busca de apoyo. Se presentaba como integrante del minúsculo grupo radical Three Percenters.

Los dos inculpados consideraron varios blancos; entre ellos la residencia del gobernador demócrata de California o las sedes de Twitter y Facebook. Sin embargo, finalmente acordaron empezar por incendiar la sede del partido en Sacramento.

Luego "se verá qué pasa. El 20 salimos a la guerra", concluyó Rogers en referencia a la investidura presidencial del demócrata Joe Biden el 20 de enero.

Cinco días antes de la fecha, la policía lo arrestó. Al allanar su empresa, los agentes descubrieron cinco bombas caseras, equipo para fabricar más y alrededor de 50 armas de fuego, incluidos tres rifles automáticos ilegales.

Dos días más tarde, fue allanado el domicilio de Copeland que, entretanto, había borrado las conversaciones de su teléfono.

Los dos hombres fueron inculpados esta semana por un gran jurado por delito de complotar para incendiar un edificio, lo que los expone a una pena máxima de 20 años de prisión.

chp/vgr/gm/mls

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario