"Desaparición" de Diyab en Uruguay en la campaña presidencial de EE.UU.

Partidarios de Clinton y de Trump se pasan facturas en Congreso por plan de reasentamiento de expresos de Guantánamo: "Uruguay no estuvo a la altura"


La desaparición del exrecluso de Guantánamo Jihab Diyab en Uruguay, generó controversia en el Congreso de Estados Unidos: el republicano Ed Royce dijo que el hecho demuestra que Uruguay "no estuvo a la altura" del acuerdo firmado entre los gobiernos de Barack Obama y José Mujica en 2014.

En la víspera tuvo un lugar un debate sobre el cierre de la cárcel militar, una de las promesas preelectorales del mandatario saliente, según da cuenta El País.

Lee Wolofsky, encargado del Departamento de Estado para el cierre de Guantánamo, dijo en el parlamento que Diyab ha sido "problemático" y mostró resistencia a los programas de reasentamiento.

"Hubiera preferido que se quedara con los restantes cinco detenidos hasta que expirara el programa de reasentamiento de dos años", dijo el funcionario.

La situación de Guántanamo y el episodio uruguayo comenzaron a ser parte de la campaña política de cara a las presidenciales que enfrentarán a la oficialista Hillary Clinton y el opositor Donald Trump.

Se cree Diyab se encuentra en Brasil dado que sus últimos registros coinciden con su pasaje por la localidad de Chuy, donde hay una fuerte comunidad musulmana, fundamentalmente de origen palestino.

Diyab visitó clubes y organizaciones árabes, e intentó ingresar a territorio brasileño. En teoría, el exrecluso puede moverse libremente por la región con su cédula uruguaya.

Sin embargo, se sabe que las autoridades migratorias no lo dejaron pasar en función de la normativa antiterrorista vigente en ese país.

Diyab estuvo preso 12 años en Guantánamo, acusado de pertenecer a una red terrorista siria en Afganistán, según filtración de papeles del Departamento de Estado por parte de Wikileaks.

Él ha negado todo contacto con células integristas. Pero en marzo último, declaró su simpatía por Al Qaeda.

Estados Unidos pidió a autoridades de Brasil y Uruguay la ubicación de su paradero. En Brasil existe temor que personas vinculadas al yihadismo se infiltren con motivo de los Juegos Olímpicos a celebrarse en agosto.

La inteligencia de ese país trabaja para evitar atentados organizados, pero teme a las nuevas estrategias utilizadas en Europa consistentes con la utilización de "lobos solitarios", individuos sueltos, periféricos a las organizaciones matrices.

En ese sentido, piensan que el ciudadano sirio -el más radical de los reasentados en Uruguay- corresponde al perfil.

VULNERANDO SUS DERECHOS

En declaraciones a El País, Christian Mirza, enlace del gobierno uruguayo con los refugiados, dijo que el sirio Jihad Ahmad Diyab "no está haciendo nada contra la ley".

Mirza sostuvo que el refugiado está en posición de demandar a la aerolínea Avianca que emitió una alerta por su probable presencia en Brasil porque vulneró sus derechos.

También Juan Raúl Ferreira, integrante del Instituto Nacional de Derechos Humanos, denunció la situación en contra de Diyab, y dijo que hay que estudiar si no se están vulnerando sus derechos.

 

FOTO: (de izquierda a derecha) Lee Wolofsky -encargado para el cierre de Guantánamo-, refugiado Jihab Annahd Dijab, y Ed Royce, legislador republicano por California y coordinador de Relaciones Exteriores del Congreso.

Dejá tu comentario