Nacional

Desacuerdo entre las carteras del Interior y Defensa por compra de balas

Actualmente se ocupa de la compra el Servicio de Material y Armamento del Ejército. La policía quiere tener mayor potestad en las decisiones.

Durante una comparecencia ante la Comisión de Defensa Nacional del Senado, el Ministerio del Interior y la cartera de Defensa expusieron sus diferencias respecto a qué ministerio debe autorizar la importación de armas y municiones.

El Artículo 40 de la rendición de cuentas facultó al Ministerio del Interior a comprar armas y municiones para el uso de la policía en la función de seguridad pública, una potestad que hasta hoy está en manos del Servicio de Material y Armamentos del Ejército.

Jorge Vázquez y sus asesores señalaron que la actual reglamentación ha puesto trabas burocráticas para la compra de materiales para la policía.

En el ámbito de la comisión, el subsecretario Jorge Vázquez junto a sus asesores y un comisario de Policía Científica explicaron los beneficios de utilizar las municiones semiencamisadas, de punta hueca, llamadas "dum dum".

Señalaron que la policía se mueve en ambientes urbanos, donde una balacera puede generar rebotes de las municiones en el granito, el hormigón o mamposteria.

De hecho, señalaron que últimamente se ha tenido que lamentar víctimas por sobrepenetración o rebotes, poniendo como ejemplo el caso ocurrido en la discoteca Coyote.

Señalaron que los proyectiles de punta hueca que quiere usar la policía rebotan menos, y si lo hacen, muchas veces se desintegran, provocando heridas de menor entidad a terceros.

Por su lado, el Ministerio de Defensa aclaró en la comisión que firmó el proyecto de Rendición de Cuentas pero se opone a este artículo en particular, esgrimiendo que la potestad debe seguir en la órbita del Servicio de Materiales y Armamentos del Ejército.

Por su parte, el Director del Servicio dijo que las balas totalmente encamisadas, como las que usa hoy la policía, provocan daños sensiblemente menores en comparación con los que ocasionan las balas de punta hueca que quiere usar la policía, que son a juicio del ejército mucho más dañinas.

Dejá tu comentario