AFP

De Alí a Shields, los Juegos son cuna de grandes campeones del boxeo profesional

Decenas de púgiles han encontrado en los Juegos Olímpicos un trampolín hacia el profesionalismo, desde leyendas como Mohamed Alí y Sugar Ray Leonard hasta campeones del mundo más recientes como la estadounidense Claressa Shields.

Decenas de púgiles han encontrado en los Juegos Olímpicos un trampolín hacia el profesionalismo, desde leyendas como Mohamed Alí y Sugar Ray Leonard hasta campeones del mundo más recientes como la estadounidense Claressa Shields.

Alí, considerado uno de los más grandes deportistas de todos los tiempos, se coronó en la categoría de semipesados (81 kg) en los Olímpicos de Roma-1960 todavía bajo el nombre de Cassius Clay.

Aquel joven fanfarrón, que parecía flotar sobre el ring, se apropió con facilidad de la corona tras vencer su primer combate por nocáut y ganar los otros cuatro por 5-0, en una época en que cinco jueces decidían las peleas amateurs.

Alí no era un púgil inexperto cuando llegó a Roma pero pocos le tenían entre los favoritos. En su país ya había ganado seis torneos Guantes de Oro y el título nacional. En su carrera como aficionado tuvo un récord de 100 victorias y cinco derrotas.

En el profesionalismo fue el primer boxeador en ganar tres campeonatos mundiales lineales y sostuvo épicas batallas con otros dos ex campeones olímpicos como sus compatriotas Joe Frazier y George Foreman.

Sugar Ray Leonard, por su parte, es otro ícono del boxeo estadounidense. Después de fracasar en las eliminatorias para los Juegos de Múnich en 1972, Leonard se preparó con esmero y ganó el oro de los pesos welter ligero en Montreal-1976, doblegando en la final al cubano Andrés Aldama.

A su regreso a Estados Unidos, y con el legendario entrenador Angelo Dundee en su esquina, Leonard recibió 40.000 dólares por su primera pelea, un récord en aquellos tiempos. Después fue el primer boxeador en ganar más de 100 millones de dólares en su carrera producto de sus cinco títulos mundiales e igual número de divisiones.

Leonard formó parte del que se considera el mejor equipo olímpico de Estados Unidos de todos los tiempos, que conquistó en Montreal cinco medallas de oro, una de plata y otra de bronce.

Todos los coronados estadounidenses pasaron después al profesionalismo con bastante buena fortuna, sobresaliendo el desdentado Leon Spinks, quien con solo ocho peleas profesionales le arrebató el título mundial a Alí en 1978, en lo que se considera una de las grandes sorpresas del boxeo.

- De la Hoya, Mayweather y Teófimo -

El también estadounidense Óscar de la Hoya fue uno de los boxeadores más mediáticos de la historia y el que abrió las puertas a las peleas millonarias en las categorías inferiores a los pesados.

Apodado el 'Golden Boy' (Chico de Oro) no solo por ser el boxeador mejor pagado en la historia del pugilismo sino por su carisma y su foja de 10 títulos en seis diferentes divisiones, De la Hoya utilizó su medalla de oro en la división de los 60 kilos (ligeros) de Barcelona-1992 como carta de presentación para ingresar al profesionalismo de la mano del promotor Bob Arum.

La lista de los púgiles que luego de saborear las mieles olímpicas se coronaron en el profesionalismo incluye además a los estadounidenses Joe Frazier, Floyd Pattersson, George Foreman y Pernell Whitaker; al argentino Pascual Pérez; al inglés Lennox Lewis, a los cubanos Joel Casamayor, Yuriorquis Gamboa y Guillermo Rigondeaux y al ucraniano Vasyl Lomachenko, entre otros.

Más recientemente, la estadounidense Claressa Shields dio el salto al boxeo profesional en 2016 tras cosechar dos oros seguidos desde el debut olímpico del boxeo femenino en Londres-2012. Shields conquistó los cuatro cinturones de peso medio y fue campeona mundial indiscutible en dos divisiones.

También se dio el caso de púgiles que, aunque no pudieron escalar a lo más alto del podio olímpico, después brillaron en las filas de paga.

Entre ellos se encuentran los estadounidenses Evander Holyfield, bronce en los semipesados de Atlanta 1996, y Roy Jones, que sufrió el considerado mayor despojo en el boxeo olímpico cuando los jueces le arrebataron el triunfo en la final de los 71 kilos de Seúl 1988.

El caso más curioso es el de un estadounidense que bajo el nombre de Floyd Joy Sinclair ganó una medalla de bronce en Atlanta 1996 en los pesos pluma y hoy está considerado como uno de los mejores boxeadores libra por libra de todos los tiempos.

Con cinco campeonatos mundiales en igual número de categorías en su currículum, el hoy conocido como Floyd 'Money' Mayweather fue estrella del boxeo profesional hasta su retirada.

En los últimos Juegos, el estadounidense Teófimo López compitió con 19 años por Honduras, el país de su padre y entrenador, pero no alcanzó el podio, clamando contra los jueces en su derrota ante el francés Sofiane Oumiha.

Cinco años después el neoyorquino es una de las figuras más rutilantes de los cuadriláteros y tres veces campeón mundial de peso ligero.

bur-gbv/psr

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario