PolíticaVenezuela | Rodolfo Nin Novoa | Juan Guaidó | Nicolás Maduro

Cumbre por Venezuela: declaración final recibe críticas dentro del Frente Amplio

El sector radical no ve con buenos ojos la exigencia de elecciones. El canciller explicó que "es un objetivo, no una condición"

El canciller Rodolfo Nin Novoa reconoció que Venezuela no es una “democracia plena”, consideró “inadmisible” que Juan Guaidó se haya autoproclamado “presidente encargado” y dijo que el llamado a elecciones libres “no es un condicionamiento, sino un objetivo”.

La declaración finalno deja claro cuál será el paso siguiente en las conversaciones de paz entre gobierno y oposición en el país caribeño.

En principio la acción se centrará en la crisis de medicamentos y salud, pero los principales promotores del diálogo no lograron ponerse de acuerdo si lo que ocurre en Venezuela es una “crisis humanitaria”

Para Uruguay, dijo el ministro, lo primero a atender es la crisis de medicamentos y salud. La crisis humanitaria es una cuestión a analizar.

La cancillería uruguaya cree que el envío de ayuda humanitaria de Estados Unidos no debe ser unilateral. Los primeros camiones enviados por la administración Trump -que tiene intereses creados en la crisis- ya llegaron la vecina localidad colombiana de Cúcuta, en la frontera entre ambos países.

Estos envíos de ayuda fueron precedidos de solicitudes públicas del "presidente encargado" Juan Guaidó, el gobernante reconocido por el departamento de Estado.

En ese sentido, Guaidó estima que tendría "base legal" una intervención militar estadounidense.

El canciller Nin considera que todo esto no colabora con la búsqueda de soluciones, que pasa por un consenso dentro del país.

La ayuda a Venezuela y el futuro diálogo social se procesará a través de la oficina de la UE en Caracas. Allí se instalara la base de acción para los planteos surgidos del Grupo de Trabajo de Montevideo

Nin admitió que fue una “reunión muy trabajosa” y que requirió de soluciones “muy sutiles”.

Dijo que la propuesta de "establecer las garantías necesarias para un proceso electoral creíble en el menor tiempo posible" en Venezuela, señalado en la declaración final del GIC "no son condiciones, son objetivos"

"No estamos poniendo condiciones. Decimos que la solución tiene que ser una elección cuando hay dos gobiernos anulándose uno contra el otro"

En declaraciones a En Perspectiva, el funcionario de gobierno explicó que fueron sacadas de la declaración final las precondiciones (diálogo inmediato, negociación, compromisos e implementación) establecidas por la Unión Europea.

El llamado a elecciones libres "elecciones libres, transparentes y creíbles" es la única aspiración que se plantea en el texto, algo que al parecer no conforma a ninguna de las partes en conflicto.

El presidente Nicolás Maduro está dispuesto apenas a unos comicios legislativos, pero no a una elección nacional. La oposición ni siquiera quiso participar del diálogo convocado en Montevideo.

Guaidó, el “presidente encargado”, criticó a la diplomacia uruguaya y dijo que se extraña a nuestro país “en la defensa de la democracia”. Según el opositor, Tabaré Vázquez “no es neutral”.

El canciller Nin explicó que “no hay una democracia plena” y que son muy pocos países los que pueden marcar rumbos en ese sentido.

"Hay sólo 19 democracias plenas en el mundo, y Uruguay es una de ellas. Hay muchos países europeos que no conforman una democracia plena" , señaló.

Un día después de la sesión del Grupo , el canciller tiene nuevos problemas. El Frente Amplio había apoyado la convocatoria diplomática.

Sin embargo, la declaración final -que sintetiza las aspiraciones de la UE- desairó a algunos grupos de la interna que entienden que entienden el texto como un condicionamiento al gobierno de Nicolás Maduro.

Este dato está especialmente destacado en la portada de El Observador de este viernes.

Sectores como el Partido por la Victoria del Pueblo, Lista 711 (Sendic) y el Partido Comunista no apoyan la declaración y consideran que la diplomacia uruguaya dio un inesperado giro a su gestión, informa El Observador.

Estas mismas críticas se oyen en la oposición uruguaya. El diputado blanco Pablo Abdala destacó que la actuación uruguaya en este episodio muestra “las inconsistencias” de la política exterior uruguaya.

Nin dijo que la palabra “injerencismo” fue la que mas se escuchó en las conversaciones. Evitar este punto es la clave de la salida.

“No creemos en las condiciones, sino en la solución pacífica de los propios venezolanos".

El canciller explicó que el alcance del diálogo va más allá de la oposición política. También quiere ser inclusivo con otros sectores sociales de la vida de Venezuela.

Por último aclaró que México nunca fue parte del GIC", pero sí figuraba como "integrante del grupo Uruguay – México".

Escuchá la entrevista a Nin Novoa con En Perspectiva.

Embed

Dejá tu comentario