Internacionales

Conmoción por agonía de un condenado a muerte en Estados Unidos

Joseph Rudolph Wood fue mostrado al público durante dos largas horas. El hecho divida a las autoridades y ciudadanos del país

Joseph Wood, preso del estado de Arizona agonizó durante dos horas tras recibir la inyección correspondiente a la pena de muerte, lo cual generó una enorme polémica en Estados Unido, informa hoy la prensa estadounidense. Wood fue hallado culpable de matar a su novia y al padre de ésta en 1989.

El debate sobre la llamada pena capital está pendiente en muchos estados

Sus abogados trataron de detener la ejecución en una petición de emergencia en la que alegaron que su cliente había estado agonizante durante más de una hora.

"Solicitamos respetuosamente que este tribunal detenga la ejecución y requiera al Departamento de Correcciones que use las provisiones para salvar vidas en su protocolo", afirmaron los abogados en su solicitud de clemencia.

"Todavía está vivo. Esta ejecución viola el derecho del señor Wood garantizado en la Octava Enmienda de la Constitución, de ser ejecutado sin un castigo cruel o inusual", añaden los abogados.

El fiscal general del estado declaró muerto a Wood antes de que el tribunal se pronunciara sobre la petición de sus letrados.

El suceso llega tras la polémica ejecución el 29 de abril del recluso Clayton Lockett en Oklahoma, cuya ejecución se vio alargada por más de 40 minutos. Lockett terminó muriendo de un ataque cardíaco.

Los problemas surgidos durante la ejecución de Lockett generaron una gran polémica nacional y llevaron al presidente Barack Obama a pedir al secretario de Justicia, Eric Holder, un "análisis" de los métodos con los que se aplica esa sentencia.

Las autoridades del estado de Arizona insistieron en que Wood estaba en coma durante el procedimiento y no experimentó dolor.

"Puedo asegurarles que roncaba", dijo Stephanie Grisham, portavoz del fiscal de Arizona que estuvo presente durante la ejecución.

"Estaba dormido. No resoplaba ni respiraba con dificultad. Esa es la verdad", concluyó Grisham.

Un familiar de las víctimas dijo, en el mismo sentido, que Wood no parecía sufrir y que si lo hubiera padecido estaba justificado. "Este hombre no merecía llamarse hombre. Angustiante en realidad es ver a tu hermana en un charco de sangre", dijo Jeanne Brown a CNN.

Este es el informe de la cadena española Antena 3.

 

Más vídeos en Antena3

Dejá tu comentario