Nacional

Cercanía del "Pato Celeste" con Mujica preocupa en el gobierno

Según las publicaciones de izquierda Brecha y Caras y Caretas, los antecedentes penales de Gustavo Torena afectan la imagen del presidente.

La cercanía del "Pato Celeste" al presidente José Mujica viene siendo sistemáticamente denunciada en las últimas semanas por medios vinculados a la izquierda.

La semana pasada el semanario Brecha y meses atrás La Diaria se hicieron eco de críticas en el seno del gobierno al vínculo de Gustavo Torena -el hombre detrás de la mascota de la selección de fútbol- con el primer mandatario.

Hoy le toca el turno a la revista Caras y Caretas. El medio -autoproclamado oficialista- vuelve a recorrer el prontuario judicial de Torena, quien ha sido procesado por estafa y encubrimiento, hurto especialmente agravado, receptación y falsificación de documento público.

 Bajo el titulo "Alerta amarilla en la Torre Ejecutiva", la nota del periodista deportivo Ricardo Gabito Acevedo recuerda la presencia de Torena en eventos oficiales.

Entre sus más resonantes presencias, el polémico Pato Celeste integró la comitiva oficial que acompañó a Mujica a España en noviembre de 2010.

En La Diaria, Torena reveló que estuvo en Madrid "en apoyo" al presidente.

En la ocasión, Torena se codeó con el ministro de Industria Roberto Kreimerman, el presidente de Ancap Raúl sendic y el titular de UTE Gonzalo Casaravilla.

 Mujica y su comitiva se entrevistaron con el empresario y presidente del Real Madrid Florentino Pérez, quien ya tenía intenciones de radicar inversiones en Uruguay especialmente en el área de energía eólica.

 La presencia de Torena en el feudo de Florentino fue visto como un claro lobby en favor de intereses controversiales.

 Tanto La Diaria como Caras y Caretas destacan el papel que jugó el Pato Celeste en el "encuentro casual" mantenido por Mujica y el empresario futbolístico Francisco "Paco" Casal en la visita al estadio Santiago Bernabeu.

 Por esos días, la prensa volvía a hacerse eco del contencioso entre Tenfield -la empresa de Casal- y la Dirección General Impositiva (DGI) por evasión fiscal.

 Torena contó en aquella ocasión que su presencia no tenía que ver con la política, y sí a la búsqueda de un amistoso para la Mutual de Futbolistas Profesionales de Uruguay y con el objetivo de recaudar fondos para un comedor de niños pobres.

Dejá tu comentario