AFP

Biden celebra avance de su plan de reforma social en el Congreso de EEUU

La Cámara Baja estadounidense votó el viernes a favor del gigantesco proyecto de ley de bienestar social del presidente demócrata Joe Biden, en un importante paso al frente para su visión de una sociedad más equitativa y respetuosa del ambiente.

La Cámara Baja estadounidense votó el viernes a favor del gigantesco proyecto de ley de bienestar social del presidente demócrata Joe Biden, en un importante paso al frente para su visión de una sociedad más equitativa y respetuosa del ambiente.

En la Cámara de Representantes hubo luz verde para que pase al Senado el paquete de reformas educativas, sanitarias, medioambientales y de atención a la infancia que podría definir el legado de Biden, quien promulgó hace cuatro días la primera parte de un enorme plan de infraestructuras.

Es "otro paso gigante hacia adelante en la ejecución de mi plan económico para crear empleos, reducir costos, hacer que nuestro país sea más competitivo y dar a los trabajadores y la clase media una oportunidad de luchar", celebró el mandatario en una nota oficial tras la aprobación.

El jefe de Estado, tras un breve traspaso de poder a la vicepresidenta Kamala Harris mientras se sometía a una colonoscopia de rutina bajo anestesia, retomó sus funciones alrededor de las 11h35 (16h35 GMT), informó la Casa Blanca.

La iniciativa social y medioambiental apodada "Build Back Better" (Reconstruir Mejor), de 1,8 billones de dólares, se enfrenta a un recorrido más accidentado en la Cámara Alta, donde un sector del gobernante Partido Demócrata está preocupado por la espiral inflacionista. La votación en el Senado se haría en diciembre o enero próximo.

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, había elogiado previamente un proyecto "histórico y transformador". "Es más grande que cualquier cosa que hayamos hecho antes".

Pelosi esperaba votar y aprobar la medida a última hora del jueves, pero el líder de la minoría, Kevin McCarthy, detuvo la acción al batir su récord de discurso más largo en la Cámara, con más de ocho horas y media. McCarthy finalmente cedió la palabra a las 05H11 de la mañana del viernes.

- Temores inflacionarios -

La nueva legislación proporcionaría millones de puestos de trabajo, según la Casa Blanca, aunque los republicanos la consideran un ejemplo de gasto demócrata descontrolado.

Esa advertencia fue replicada por la Cámara de Comercio de Estados Unidos, que enumeró el aumento en los precios, los desafíos en las cadenas de suministro y la falta de mano de obra, señalando que la ola de consumo que desataría la ley "empeoraría las cosas".

La inflación anual se disparó al 6,2% el mes pasado, dando a los republicanos otro garrote con el que golpear a Biden en su intento de recuperar ambas Cámaras en las elecciones de mitad de mandato de 2022.

Los republicanos se aferran a un análisis de la independiente Oficina de Presupuesto del Congreso, que asegura que "Reconstruir mejor" aumentaría el déficit en 367.000 millones de dólares a lo largo de 10 años.

Pero la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, destacó el viernes que el Build Back Better estaba "más que totalmente pagado" y ayudaría a reducir el déficit a largo plazo "al pedir a las grandes corporaciones y a los de mayores ingresos del país que paguen su parte justa".

Los demócratas de la Cámara de Representantes habrían perdido la votación si hubiera habido más de tres desertores.

Al final, sólo un demócrata se unió a los republicanos para rechazar el proyecto de ley.

Tras la votación, Pelosi restó importancia ante periodistas sobre la posibilidad de que en el Senado pueda sufrir grandes cambios, indicando que el 90% del texto había sido acordado entre los demócratas en ambas cámaras del Congreso y en la Casa Blanca.

"Hubo algunas diferencias al final, y nos ocuparemos de eso a medida que avancemos", dijo.

- Permiso de maternidad -

Sin el apoyo de ningún republicano, para aprobar el proyecto los demócratas deben tener los votos de todos sus miembros en el Senado, cuyos 100 escaños están divididos casi equitativamente entre las dos fuerzas.

Los senadores progresistas impulsan un programa nacional de licencia por maternidad remunerada y una mayor expansión de las prestaciones de salud, aunque los últimos datos de inflación podrían perjudicar esos esfuerzos.

Estados Unidos es la única economía desarrollada que no ofrece licencia remunerada a los padres. Psaki dijo que el presidente quiere "absolutamente" que esté incluida en el texto final.

La licencia por maternidad es uno de los puntos más populares del paquete, pero es rechazada por el senador del estado de Virginia Occidental Joe Manchin, quien se ha presentado como el mayor obstáculo que enfrenta la bancada demócrata para que la legislación llegue al escritorio de Biden.

ft/ec/lm/llu/rsr

TESORO

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario