Internacionales Kandahar | Estado Islámico

Atentado suicida en mezquita chiita de Kandahar: 33 muertos y 74 heridos

El Estado Islámico se atribuyó el pasado viernes un ataque similar que mató a medio centenar de fieles en Kunduz.

Un atentado suicida con explosivos en una mezquita chiita en la ciudad de Kandahar, al sur de Afganistán, dejó al menos 33 muertos y 74 heridos, indicaron a la AFP fuentes médicas y de los talibanes. De momento, nadie se ha atribuido la autoría.

El Estado Islámico se atribuyó el pasado viernes un ataque similar que mató a medio centenar de fieles de esta misma confesión en Kunduz.

Varias explosiones sucesivas han dejado al menos 33 muertos y 70 heridos en una mezquita chií de Kandahar, la principal ciudad del sur de Afganistán. Es el último recuento facilitado por la cadena afgana Shamshad News. Todo parece indicar que se trata de un nuevo atentado suicida del Estado Islámico contra esa minoría, aunque todavía nadie se ha atribuido la responsabilidad. Testigos citados por la cadena de televisión ToloNews aseguran que se han producido tres estallidos en la mezquita del Imam Bargah, una de las más mayores de Kandahar.

El ataque, que los analistas atribuyen a rama local del Estado Islámico (ISIS-K), se ha producido durante el rezo semanal del mediodía del viernes, cuando las aljamas suelen estar más concurridas. Las primeras imágenes difundidas por algunos de los presentes a través de redes sociales muestran a varios cuerpos tendidos en el suelo con la ropa ensangrentada.

Desde que los talibanes se hicieron con el Gobierno de Kabul el pasado 15 de agosto, el ISIS-K ha reanudado sus actividades terroristas tanto contra el nuevo poder como, sobre todo, contra la minoría chiíta cuya adherencia al islam no reconocen. El pasado viernes, un terrorista suicida del grupo mató a medio centenar de fieles de esa misma confesión en Kunduz, una ciudad del norte del país.

Los portavoces talibanes se han vanagloriado de haber traído la seguridad al país. Sin embargo, aumentan quienes cuestionan la capacidad que los fundamentalistas tienen de proteger a los afganos cuando son incapaces de evitar un atentado en la ciudad que históricamente ha sido su bastión. Kandahar cayó en manos de esa guerrilla dos días antes que la capital en una ofensiva relámpago.

Dejá tu comentario