AFP

Arabia Saudita enfrenta aumento de "misyar", el matrimonio sin compromiso

El "misyar", un matrimonio sin compromiso realizado muchas veces en secreto, permea rápidamente la sociedad saudita especialmente entre hombres sin los recursos para una costosa boda tradicional, aunque los críticos lo denuncian como una forma de legitimar la promiscuidad en un país ultraconservador.

El "misyar", un matrimonio sin compromiso realizado muchas veces en secreto, permea rápidamente la sociedad saudita especialmente entre hombres sin los recursos para una costosa boda tradicional, aunque los críticos lo denuncian como una forma de legitimar la promiscuidad en un país ultraconservador.

La práctica suele ser una alianza temporal en la cual la esposa renuncia a algunos derechos del matrimonio convencional, como la cohabitación y el apoyo financiero, y ha estado autorizado durante décadas en el reino musulmán.

Pese a que puede conducir a abusos, el misyar atrae a algunas mujeres que quieren evitar las expectativas patriarcales del matrimonio tradicional, así como a parejas solteras que buscan una protección religiosa para su relación sexual, que está prohibida fuera del matrimonio bajo las leyes religiosas del país.

"El misyar ofrece un confort, una libertad y una compañía halal (autorizada por el islam)", dijo un empleado público que mantiene una relación de este tipo desde hace más de dos años con una viuda.

Padre de tres hijos de un matrimonio convencional, él dice que visita a su pareja de misyar en Riad "cuando quiere".

"Mi amigo ha tenido 11 esposas secretas por el misyar. Se divorcia y se casa con otra, se divorcia y se casa con otra...", agregó.

Los sauditas, así como los trabajadores extranjeros del reino, buscan parejas en las aplicaciones de citas y páginas matrimoniales.

- Sin dote -

"El misyar es más barato, no hay dote, no hay obligación", explicó a AFP un farmacéutico egipcio de 40 años en Riad.

Él comenzó a buscar ese tipo de unión después de mandar a su esposa e hijo de cinco años de vuelta a el Cairo al inicio de la pandemia del coronavirus debido al alto costo de la vida en Arabia Saudita.

Utilizó para ello los "khatba" o casamenteros en Instagram, que cobran hasta 5.000 riales (1.333 dólares, 1.100 euros) por el servicio.

"Les dije mis preferencias: peso, tamaño, color de piel (...) pero hasta ahora no he encontrado a nadie", admitió.

Estas uniones suelen ser de corta duración, y muchos terminan en divorcio después de entre 14 y 60 días, publicó en 2018 el diario saudita Al-Watan, citando fuentes del ministerio de Justicia.

Para algunas mujeres es una forma de evitar quedar solterona o comenzar de nuevo después de un divorcio o de enviudar.

Una persona cercana a una mujer siria divorciada en Riad dijo a AFP que ella estaba en una relación secreta de misyar porque teme que su exmarido, un saudita, busque la custodia de sus dos hijos si descubre que ella se volvió a casar.

Es imposible calcular el número de estas uniones, muchas de las cuales se hacen sin documentos.

Clérigos sauditas dicen que la práctica proliferó después de 1996, cuando el entonces gran mufti, máxima autoridad religiosa del reino, lo legitimó con un edicto islámico.

Aún así, persisten dudas sobre la validez de una práctica efímera y en contradicción con principios básicos del islam, que requiere de una declaración pública.

- Luchar por derechos -

Un clérigo de Riad atribuyó su proliferación a los hombres que quieren evitar las responsabilidades del matrimonio polígamo, el cual es permitido en el islam si todas las esposas son tratadas de forma equitativa.

El columnista Tariz Al-Maeena, en un artículo de 2019 en el diario Saudi Gazette, escribió que el misyar es una "licencia para tener parejas múltiples sin mayor responsabilidad y gastos".

Algunas mujeres deben ir a los tribunales contra hombres sauditas que se niegan a reconocer a los hijos nacidos de una relación de misyar.

"Una mujer me contactó y me dijo 'soy una esposa misyar y mi esposo no reconoce a mi hijo'", contó el clérigo de Riad a la AFP.

"Él dijo que 'el niño no es mi problema'. Le aconsejé llevarlo al tribunal y luchar por sus derechos", agregó

Aún así, las mujeres son incentivadas socialmente a cerrar los ojos ante los misyar de sus esposos.

Fahad Almuais, un casamentero quien dice que sus clientes son generalmente "polígamos", citó el caso de un empleado público saudita que mantuvo su relación misyar a escondidas de su primera esposa.

Cuando él comenzó a desaparecer cada fin de semana, su vecina aconsejó a su esposa a "guardar silencio".

"Él recurrió al misyar para no convertir su vida en un infierno", dijo Almuais al portal noticioso Thmanyah, citando a la vecina.

"Sea paciente y déjelo salir el fin de semana, el resto de la semana será suyo", agregó.

ac/sls/aem/vg/mas/me

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario