"Ángeles de la muerte": enfermera acusada quedó en libertad

La enfermera acusada de encubrimiento, se encontraba en prisión desde hace 17 meses. Fue excarcelada este miércoles. La defensa quiere demostrar su inocencia.

 

La jueza Dolores Sánchez dejó en libertad a la enfermera Andrea Acosta. La profesional se encontraba desde hacía 17 meses en prisión por el caso de los "enfermeros asesinos".

La defensa de Acosta había pedido el viernes su libertad debido a un cambio en la tipificación del delito por el cual estaba encarcelada.

El fiscal Gilberto Rodríguez había solicitado a la magistrada que Acosta no sea enjuiciada por complicidad de homicidio muy especialmente agravado y sí por el delito de encubrimiento (cuya pena máxima es de 24 meses) ya que la profesional sabía de la conducta dolosa de los enfermeros Marcelo Pereira y Ariel Acevedo que dieron muerte a 15 pacientes internados en la Asociación Española y en el Hospital Maciel.

El representante del Ministerio Público había dicho a Subrayado que "no hay pruebas suficientes para imputarle complicidad de homicidio, pero sí se le probó el delito de encubrimiento". Para el fiscal "era posible que la enfermera intentara 'parar' con lo que estaban haciendo Pereira y Acevedo, pero no lo hizo, por el contrario, los encubrió", según dijo.

La defensa de Andrea Acosta a cargo de los abogados Andrés Ojeda y Fernando Posada había solicitado el viernes la libertad de su defendida. "El viernes pedimos la libertad y ayer nos comunicaron que salía libre", confirmó Ojeda a Subrayado

El abogado afirmó que ahora trabajará junto al Dr. Posada para demostrar la inocencia de Acosta y esperarán que se cumplan los plazos y la jueza Sánchez se expida sobre el caso.

Pereira y Acevedo. El fiscal penal Gilberto Rodríguez había solicitado una pena de prisión de 16 años para Marcelo Pereira y 14 años para Aviel Acevedo acusados en marzo de 2012 de ser responsables de la muerte de 15 pacientes, internados en la Asociación Española y en el Hospital Maciel.

Rodríguez entiende que se trató de homicidios muy especialmente agravados en grado de tentativa. El fiscal explicó que si bien no se puede decir que los pacientes murieron por lo que hicieron los enfermeros con ellos, tampoco se puede señalar que se trató de un delito "imposible" de cometer. Esto quiere decir que ambos enfermeros tuvieron la capacidad de matar a los pacientes y de hecho colaboraron, con su accionar, en el desenlace fatal de los pacientes.

 

Foto: Archivo

Dejá tu comentario