AFP

Andersson a un paso de ser la primera mujer en gobernar Suecia

El parlamento de Suecia vota este miércoles para elegir como primera ministra a la líder socialdemócrata y actual ministra de Finanzas, Magdalena Andersson, quien consiguió en un acuerdo de última hora los apoyos necesarios para gobernar.

El parlamento de Suecia vota este miércoles para elegir como primera ministra a la líder socialdemócrata y actual ministra de Finanzas, Magdalena Andersson, quien consiguió en un acuerdo de última hora los apoyos necesarios para gobernar.

La economista de 54 años, que asumió el liderazgo del partido socialdemócrata en noviembre, cerró un pacto con el Partido de la Izquierda el martes por la noche para subir las pensiones a cambio de garantizar su victoria el miércoles.

"Hemos alcanzado un acuerdo para fortalecer los ingresos de los pensionistas más pobres", dijo Andersson a la televisión pública SVT tras el pacto.

"No vamos a bloquear a Andersson", ratificó en declaraciones a la radio pública sueca la líder del Partido de Izquierdas, Nooshi Dadgostar.

En el sistema sueco, el candidato a primer ministro no necesita una mayoría a favor del Parlamento, simplemente evitar una mayoría en su contra entre los 349 diputados.

Teóricamente, Andersson cuenta con el apoyo de los Verdes, compañeros de coalición de los socialdemócratas, además del Partido de Centro.

Sin embargo, todavía existe la posibilidad de un cambio de opinión de los centristas, que habían advertido a Andersson contra conceder mucho al Partido de Izquierda.

La líder centrista Annie Loof evitó comentar el acuerdo entre Andersson y los izquierdistas.

La votación está prevista a partir de las 08H00 GMT.

Si es elegida, Andersson asumirá formalmente sus funciones tras un encuentro con el rey Carlos XVI Gustavo el viernes.

Reemplazará a su compañero Stefan Lofven, que renunció el 10 de noviembre tras siete años como primer ministro en un movimiento largamente anticipado para dar margen a su sucesor de preparar las elecciones generales de septiembre de 2022.

Los socialdemócratas están rozando sus mínimos históricos de apoyo y se ven amenazados por los conservadores Moderados, que recientemente se acercaron al partido antiinmigración de los Demócratas de Suecia y confían gobernar con su apoyo informal.

- Bienestar, clima y crimen -

Aunque durante largo tiempo Suecia se ha considerado referente en igualdad de género, nunca ha tenido una mujer al frente del gobierno a diferencia del resto de países nórdicos (Dinamarca, Finlandia, Noruega e Islandia).

Tras tomar el liderazgo de los socialdemócratas, esta antigua campeona de natación juvenil, a menudo descrita como "pragmática" y "burócrata tecnocrática", fijó tres prioridades políticas.

La primera era "retomar el control democrático de escuelas, salud y cuidado de mayores" y alejar el sector del bienestar de la privatización.

También abogó por convertir a Suecia en modelo de transición climática.

Y por último, apostó por terminar con la segregación, los tiroteos y las explosiones que han impactado el país en años recientes, a menudo debido a las rivalidades entre bandas o grupos de narcotráfico.

Esta violencia ha castigado especialmente barrios desfavorecidos con amplia población inmigrante, pero se ha diseminado a otras áreas.

En 2020, 47 personas murieron en 366 tiroteos en este país de 10,3 millones de habitantes, según las estadísticas oficiales. También hubo 107 explosiones y 102 tentativas.

El crimen y la inmigración se presentan como cuestiones principales de las próximas elecciones.

El analista político de la Universidad de Lund, Anders Sannerstedt, predice una "carrera ajustada".

"Actualmente, cuatro partidos de derecha controlan 174 escaños (en el Parlamento), mientras que cuatro partidos de izquierda tienen 175. Los sondeos recientes muestran más o menos lo mismo", indica.

Este experto no anticipa "grandes cambios" en la política del gobierno una vez tome las riendas Andersson.

hdy-po/jxb/dbh/zm

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario