AFP

AMLO suma a la mayor universidad de México a su larga lista de reproches

Primero las feministas, luego la clase media, ahora la UNAM. El presidente Andrés Manuel López Obrador acusa a la principal universidad de México de haberse alineado con grupos de poder que, según él, sumieron al país en la corrupción y la violencia.

Primero las feministas, luego la clase media, ahora la UNAM. El presidente Andrés Manuel López Obrador acusa a la principal universidad de México de haberse alineado con grupos de poder que, según él, sumieron al país en la corrupción y la violencia.

Exalumno de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde estudió ciencias políticas entre 1973 y 1976, el mandatario izquierdista lleva días afirmando que esta prestigiosa institución pública se "derechizó" y "aburguesó".

Reconocido por su habilidad para marcar la agenda y agitar la discusión pública desde su conferencia matutina, López Obrador alega que directivos y académicos de la UNAM fueron "cooptados" por el poder político y económico y renunciaron a la crítica durante "el período neoliberal", entre 1988 y 2018, cuando ganó la presidencia.

Tanto, que a su juicio el centro educativo luce desconectado de los problemas del país y sus egresados prefieren trabajar para grandes corporaciones.

"Claro que se derechizó la UNAM en el período neoliberal, porque no dijeron nada durante el saqueo más grande en la historia" nacional, subrayó esta semana sobre la ola de privatizaciones que vivió México en las últimas décadas.

Según AMLO, como se le conoce por sus iniciales, esa reducción del Estado vino acompañada de una profunda corrupción y desigualdad, a las que señala cómo gérmenes de la violencia criminal que sacude al país.

"No concuerdo con el presidente (...), me dejó en shock", dijo a la AFP Miguel Ángel Torres, estudiante de ingeniería química de 25 años, quien resalta que el alma máter sigue ofreciendo programas de alta calidad a bajo costo. "Conozco profesores que hacen lo mejor posible", agrega.

- "Provocación" -

El centro educativo, con casi 350.000 alumnos, engrosa así los objetivos de la crítica del presidente, que además de políticos y empresarios incluye a defensores del medio ambiente, oenegés, colectivos feministas y a la clase media.

Los cuestionamientos a estos dos últimos grupos causaron particular revuelo. Al rechazar disturbios durante marchas feministas, AMLO, de 67 años, ha dicho que detrás de estos movimientos hay "conservadores disfrazados".

Y tras el debilitamiento de sus mayorías parlamentarias en las elecciones de junio pasado, enfiló contra un sector de la clase media al que acusa de arribista.

Los dichos sobre la UNAM desataron el rechazo de los críticos de López Obrador, cuya popularidad supera 60% y quien suele rotular a sus adversarios como "conservadores".

La UNAM "es una institución de clase media y él (AMLO) odia a la clase media", declaró a la AFP el excanciller y antiguo catedrático de esa universidad Jorge Castañeda.

Añadió que, contrario a lo que opina el mandatario, las facultades de ciencias sociales son "muy de izquierda" y las de menos prestigio por estar "demasiado politizadas".

Para el analista político Carlos Bravo Regidor, en realidad el gobernante no está "planteando un debate", sino "lanzando una provocación" para eventualmente terciar en la sucesión por la rectoría universitaria.

AMLO atenuó este miércoles sus reproches diciendo que la UNAM es una "gran universidad" y que el gobierno respeta su autonomía, al tiempo que garantizó el financiamiento.

Fundada en 1910 y declarada autónoma del gobierno para su administración y currículo desde 1929, es considerada una de las universidades más activas y respetadas de Latinoamérica en materia artística, tecnológica y de investigación.

- Salir de las aulas -

En respuesta al mandatario, la UNAM resaltó en un comunicado que "ha sido siempre respetuosa" de las diversas ideologías, corrientes de pensamiento, posiciones políticas y opiniones de los miembros de su comunidad.

En cambio, para Víctor Hugo Calzada, restaurador de libros en la Biblioteca Central de la institución, de 54 años, AMLO es de quienes cree que "si no se piensa igual que él, se está en contra de él".

"La UNAM no creo que tenga que mantenerse en una izquierda o derecha, siento que tiene que estar en un punto neutro", opina Mariana Gutiérrez, arquitecta de 29 años, recién egresada. Gutiérrez siente que la institución despertó su sensibilidad social.

Alexis Hellmer, de 27 años, y aspirante a un doctorado en química, cree que las palabras del mandatario no deben "alarmar" sino instar a que los estudiantes asuman un rol más participativo en la sociedad y "no quedarse nada más en las aulas".

jla-st/axm/yug/lm

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario