InternacionalesCaracas | Dictadura | Luis Almagro | Venezuela

AL MENOS CINCO MUERTOS

Comercios, escuelas y empresas amanecieron cerradas. El secretario general de la OEA, Luis Almagro, condenó la "represión del usurpador".

Ondeando banderas venezolanas, vestidos de blanco muchos, multitudes de opositores se concentraban en distintos puntos de Caracas y otras zonas del país, para exigir a Maduro cesar lo que llaman la "usurpación" del poder y clamar por un gobierno de transición y elecciones libres.

Otra muchedumbre de seguidores del mandatario socialista, la mayoría con atuendos rojos, se concentraba en otros sectores de la capital y el país para dar apoyo a Maduro y rechazar lo que denuncian como un golpe de Estado en curso orquestado por Washington.

Las marchas estuvieron precedidas por focos de protestas que en la noche del martes dejaron cinco muertos, uno de ellos un joven de 16 años en el barrio de Catia (oeste capitalino) y los otros cuatro en saqueos en el estado de Bolívar sureste del país), donde también fue quemada una estatua del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013).

Antimotines lanzaron algunas bombas lacrimógenas en el Paraíso, en el oeste de Caracas, para dispersar a un grupo de opositores. El secretario general de la OEA, Luis Almagro, condenó la "represión del usurpador".

Comercios y escuelas no abrieron y el tráfico vehicular era mínimo por temor a mayor violencia: aún están frescas en la memoria las protestas que dejaron unos 125 muertos entre abril y julio de 2017.

Las manifestaciones ocurren en medio de la peor crisis en la historia moderna del país petrolero, que sufre escasez de alimentos y medicinas y una hiperinflación que el FMI proyecta en 10.000.000% para 2019.

El colapso provocó el éxodo de 2,3 millones de personas desde 2015, según la ONU, el mayor movimiento migratorio en décadas en América Latina que ha dado lugar a brotes de xenofobia en países como Brasil, Colombia y Ecuador.

"Quiero que haya comida, remedios. Quiero que los muchachos no se vayan de Venezuela", dijo a AFP Morelia, pensionada de 63 años, en el este de Caracas. Wilker Paredes, músico de 23 años, dijo haber salido a marchar por "el fin de la dictadura".

Dejá tu comentario