InternacionalesNuncio Apostólico Luigi Ventura | Iglesia Católica | acoso sexual

Acusado de agresión sexual, nuncio apostólico de Francia declara por voluntad propia

,Luigi Ventura intentó tocar las nalgas a un joven empleado del Ayuntamiento de París durante un acto oficial.

El nuncio apostólico en Francia, Luigi Ventura, acusado de “agresión sexual”, declaró ante la policía a pedido de él, indicaron fuentes judiciales el jueves a AFP, confirmando una información de la radio Europe 1.

El representante del Vaticano en Francia, de 74 años, “declaró a su pedido” el 3 de abril, precisó la fuente.

La fiscalía francesa había reclamado que se levantara la inmunidad diplomática del nuncio, decisión que recae en el Vaticano.

El caso se conoció en febrero cuando se reveló que existía una investigación desde fines de enero.

El ayuntamiento de París había señalado a la fiscalía que un funcionario municipal se quejó de agresiones repetidas del nuncio apostólico. Éste le habría tocado las nalgas en una ceremonia con las autoridades diplomáticas el 17 de enero.

Otras dos presuntas víctimas denunciaron luego situaciones similares “manos en las nalgas de manera insistente” en 2018. Los tres hombres declararon a los investigadores.

Ventura, diplomático de carrera del Vaticano, ocupa el cargo de nuncio en París desde 2009. Está a cargo de las relaciones de la Santa Sede con las autoridades francesas por un lado y con los obispos de Francia por otro.

Al tener inmunidad diplomática no puede ser interrogado por las autoridades del país en el que está destinado. La decisión de levantar su inmunidad recae en la Santa Sede.

TOCAMIENTOS

Las pesquisas fueron abiertas el pasado 24 de enero, después de que la Alcaldía transmitiera a la Fiscalía los hechos, que según el denunciante tuvieron lugar durante una ceremonia en el ayuntamiento a la que acudió el nuncio vaticano, de 74 años y en el cargo desde hace una década.

Según el vespertino Le Monde, los hechos sucedieron durante la tradicional recepción del año nuevo al cuerpo diplomático ofrecida por la alcaldesa, Anne Hidalgo, el pasado 17 de enero.

En ese acto, el nuncio vaticano suele tener un papel especial en su condición de decano del cuerpo diplomático en el país.

Tradicionalmente pronunciaba un discurso, pero con la llegada de Hidalgo al cargo se limitó a tener la posibilidad de acompañar a la regidora hasta el estrado.

Fue antes de ese acto, según Le Monde, cuando tuvo lugar la presunta agresión sexual, cometida contra un joven empleado del servicio de relaciones internacionales de la Alcaldía, que denunció tocamientos del religioso.

Dejá tu comentario