InternacionalesParaguay | Laura Casuso | narcotráfico

Abogada de dos jefes narcos rivales brasileños fue acribillada en Pedro Juan Caballero

Laura Casuso tenía 54 años y una ascendente carrera gracias a sus contactos con el Comando Vermelho y el Primeiro Comando da Capital,

Defendía a capos narcos del Comando Vermelho (CV) y Primeiro Comando da Capital (PCC), los dos principales adversarios del narcotráfico en Brasil-

En la noche del 12 de noviembre fue ejecutada en la localidad paraguaya Pedro Juan Caballero, la capital del narcotráfico del Cono Sur.

casuso

Fue abordada por un encapuchado cuando ella se dirigía a su automóvil.

Recibió ocho disparos en abdomen, tórax y el miembro superior izquierdo. Presentaba múltiples fracturas y también una lesión vascular. Así de dura fue la balacera.

Casuso tenía una lesión importante en la columna y no sentía las piernas. Su muerte se produjo cerca de la medianoche, cuando sufrió un paro cardíaco.

"Ella llegó con vida al hospital y rápidamente fue sometida a cirugía. Sufrió varias lesiones, había una arteria que estaba sangrando muchísimo", declaró Hugo Gonçalves, director del Hospital Regional de Pedro Juan Caballero.

¿Quién era Casuso? Había abandonado su natal Goya, en Corrientes, hace más de 20 años.

Cada tanto visitaba a su familia argentina, pero no le gustaba hablar de su trabajo.

Siendo muy joven se radicó en Asunción y se graduó en leyes. En los últimos años estaba radicada en Brasil y había levantado mucho su perfil.

Dos de sus principales clientes eran brasileños: Jarvis Chimenes Pavão (PCC) y Marcelo Fernando Pinheiro Veiga conocido como "Piloto" (CV).

Cuando se conoció la noticia de su muerte, todos apostaron a esa red de relaciones conflictivas.

BOMBAS, MASONERÍA Y FUGAS

Hace algunas semanas, en un operativo especial, incautaron un coche bomba con 84 kilos de explosivos que -sospechan- iban a usar en un intento de rescatar a "Piloto". En el operativo murieron tres miembros del Comando Vermelho.

Casuso tenía un alto perfil público en Paraguay por los antecedentes de sus representados. Pidió en conferencia de prensa que no extraditaran a Pavão porque corría riesgo su vida y dio la cara por distintos ataques vinculados a disputas narco.

La noche de su muerte ella ingresó a la reunión cerca de las 14.30 del lunes y salió a las 19.

El comisario Germán Arévalo, a cargo de la investigación, afirmó que se trataba de un encuentro masónico.

Sin embargo, la Gran Logia Simbólica del Paraguay -miembro de la Confederación Masónica Interamericana- negó que la mujer fuera parte de la organización.

Otro dato que difundieron los investigadores es que la abogada había salido a la calle para atender una llamada telefónica. Esa misma versión indicaba que la mujer había advertido antes de retirarse: "Me voy para evitar que ocurra algo más feo".

Las imágenes de una cámara de seguridad dejaron en claro que los sicarios fueron a buscar directamente a la abogada.

El video muestra el momento en el que un hombre con el rostro cubierto bajó de una camioneta negra, caminó hacia la víctima y comenzó a disparar. Mientras el atacante corría para subirse al vehículo, otro hombre que se estaba en el asiento del conductor efectuó varios tiros más al aire hasta que finalmente escaparon. En total hubo 18 disparos.

PESOS PESADOS

Sus defendidos son dos "pesados" en Pedro Juan Caballero, situada a 450 kilómetros al norte de Asunción, una localidad con frontera terrestre con Brasil.

Jarvis Chimenes Pavão, hombre clave del PCC, construyó un imperio narco en la frontera entre Pedro Juan Caballero y la ciudad brasileña de Pontá Porá.

Cayó en Paraguay en 2009 y fue condenado a 8 años de cárcel por evasión fiscal y blanqueo de capitales.

En diciembre fue extraditado a Brasil, donde cumple una pena de 17 años por lavado de dinero, narcotráfico y asociación criminal.

Casuso continuaba manejando sus negocios y bienes en Paraguay, según señalaron fuentes del caso.

La abogada también representaba a Marcelo Pinheiro, alias "Piloto", el presunto jefe del grupo criminal brasileño Comando Vermelho, que está preso en Paraguay desde diciembre. Lo detuvieron en la ciudad sureña de Encarnación después de haber estado prófugo de la Justicia brasileña desde 2007, cuando se fugó de una cárcel.

LA DESPEDIDA

La abogada era una tenaz protectora de su intimidad. Se sabe, ahora, que fue madre de tres hijos, y que uno de ellos murió en un accidente.

Precisamente sus conocidos recuerdan este hecho trascendente de su vida al despedirla en redes sociales.

"Conocí a Laura Casuso unos cuantos años antes de recibirnos de la facultad, siempre fue amable y solidaria, lo que le pasó me deja muy triste pero me reconforta creer que ella sufrió tanto por un hijo que había muerto en un accidente hace unos años atrás que, tal vez ahora, ya esté con él y encuentre la paz. Buen viaje colega ya no nos vamos a encontrar en los penales donde siempre nos veíamos y nos reíamos de todas las tristes realidades de la vida", le escribió Liliana, una amiga, entre otra serie de mensajes que llenaron su muro de despedidas.

Embed
Embed

Dejá tu comentario