AFP

Selección de Hungría sancionada con un partido a puerta cerrada y una multa por racismo (FIFA)

La FIFA castigó este martes a la Federación Húngara de Fútbol (MLSZ) con una multa y un partido a puerta cerrada de su selección, debido a "las conductas racistas de un importante número de seguidores" contra jugadores de la selección de Inglaterra el 2 de septiembre en Budapest.

La FIFA castigó este martes a la Federación Húngara de Fútbol (MLSZ) con una multa y un partido a puerta cerrada de su selección, debido a "las conductas racistas de un importante número de seguidores" contra jugadores de la selección de Inglaterra el 2 de septiembre en Budapest.

En la victoria de los "Three Lions" (4-0) frente a Hungría en partido de clasificación al Mundial-2022, la prensa británica había informado sobre expresiones racistas por parte de los aficionados locales, sobre todo gritos de mono, contra el centrocampista Jude Bellingham y el delantero Raheem Sterling.

La multa impuesta a la federación húngara es de 200.000 francos suizos (184.000 euros, 215.000 dólares), según el comunicado de la FIFA.

"Tras valorar todas las circunstancias del caso, en especial la gravedad de los incidentes (insultos y comportamientos racistas, lanzamiento de objetos, uso de fuegos artificiales, bloqueo de escaleras), la Comisión ha decidido que Hungría deberá jugar a puerta cerrada su próximo partido como local en una competición de la FIFA", explica el texto.

"En caso de reincidencia durante los próximos dos años, se aplicaría otro partido de sanción", añade el comunicado.

"La FIFA rechaza firme y claramente toda forma de racismo o violencia, así como cualquier otro tipo de discriminación o abuso, y no tolerará en absoluto esta clase de comportamientos aberrantes en el fútbol", concluye el organismo rector del fútbol mundial.

La MLSZ reaccionó recordando que había denunciado "a los autores identificados de las infracciones cometidas durante el partido".

Asimismo estimó en un comunicado que "castigar a una masa pacífica en un estadio para 60.000 personas y a la asociación organizadora no es un gesto justo sino contraproductivo".

En julio, la federación húngara ya había sido sancionada con tres partidos a puerta cerrada, esta vez por la UEFA, por el "comportamiento discriminatorio de sus aficionados" en tres partidos disputados por su selección en la Eurocopa.

Gritos racistas contra jugadores negros de la selección francesa fueron realizados desde la tribuna donde se encontraban aficionados húngaros en Budapest, el 19 de junio.

La UEFA había investigado también sobre pancartas homófobas mostradas por aficionados durante los otros partidos de la primera fase contra Portugal y Alemania.

cfe/psr/iga

FUENTE: AFP

Temas

Dejá tu comentario