Nacional

SCJ confirmó procesamiento a empresario por explotación sexual infantil

La Suprema Corte revocó la sentencia del Tribunal de Apelaciones y confirmó el juicio y procesamiento con prisión del empresario Javier Moya.

El empresario de la Barra de Maldonado Javier Moya, que había sido liberado y declarado inocente por un Tribunal de Apelaciones en un caso de explotación sexual de menores, fue procesado con prisión nuevamente por la Suprema Corte de Justicia. Según informa el portal de noticias 180, la Suprema Corte revocó la sentencia del Tribunal de Apelaciones, que a su vez había dejado sin efecto a la sentencia de primera instancia del juez de Cerro Largo Javier Gandini.

De todos modos, Moya no volverá a prisión, ya que según la normativa uruguaya, una vez que el individuo tiene libertad provisional, no suele retornar a la cárcel, aunque sea condenado, agrega 180.

El empresario gastronómico Javier Moya había sido procesado el 31 de diciembre del 2013 por el delito explotación sexual infantil, luego de que se comprobara que mantuvo relaciones sexuales en reiteradas oportunidades con una menor, de 14 años, oriunda de Cerro Largo, a cambio de dinero y obsequios.

En fallo dividido, el Tribunal de Apelaciones penal de segundo turno, en el mes de junio de 2014, resolvió revocar el procesamiento  por entender que el empresario no sabía la edad de la menor. Este fallo levantó severos reclamos de parte de organizaciones sociales especializadas en el tema.

Días atrás, la Suprema Corte de Justicia se expidió en el tema después de que la fiscal hubiera presentado recurso de casación y resolvió ratificar lo actuado por el juez de primera instancia, basándose en argumentos similares.

Según informa 180, el juez de Cerro Largo sostuvo –como confirma la Suprema Corte- que no conoce a ningún explotador que reconozca ante la Justicia que sabía que la víctima era menor de 18 años. Y que en este caso se trataba “de una niña”. “Una niñita, la tuve delante de mí, no había ninguna posibilidad de confundirse”, señaló el magistrado.

En otro pasaje de la sentencia, la Suprema Corte señala que “resulta evidente que el imputado tuvo dudas respecto a la edad de la joven. La presencia de duda debe provocar en la psiquis del sujeto una advertencia de que su accionar puede ser contrario a derecho... no le significaba un obstáculo insuperable exigirle a la menor, ante la duda, alguna forma de corroborar su mayoría de edad. No obstante, prosiguió con su intención de mantener relaciones sexuales con la joven”.

“Parece poco creíble que en todo ese tiempo el imputado no haya advertido que estaba frente a una menor de edad. Por la magnitud de las diferencias entre víctima y procesado, por el tiempo que compartieron juntos, así como los contactos posteriores”, agrega.

El fallo de la Suprema Corte de Justicia sostiene que al excarcelar al imputado el tribunal desconoció el derecho penal sustantivo e incurrió en un error.

 

Dejá tu comentario