¿Quién era Marielle Franco, la concejala asesinada en Río de Janeiro?

Denunciaba diariamente la prepotencia policial en las favelas. Era lesbiana, feminista y tenía una hija de 19 años. Una estrella política en ascenso.

 

A las 21.30 del miércoles, salió de una actividad política, una reunión de jóvenes negras, en el barrio de la Lapa, en Río de Janeiro.

Un auto paró al lado del suyo y desde allí comenzaron a disparar. Al menos cinco de los diez disparos que hicieron los desconocidos dieron en el blanco

Era feminista, lesbiana y madre de una joven de 19 años. Actualmente tenía 38.

La joven carioca tuvo que dejar los estudios tras quedar embarazada, pero pronto retomó el hilo asistiendo a clases nocturnas.

Con un beca obtuvo el título en sociología por la Universidad Católica PUC, una de las más prestigiosas del país, antes de especializarse en administración pública.

Pronto se haría un nombre como activista antes de entrar en política.

Nacida y criada en el Complejo da Maré, una de las regiones más violentas de la ciudad, Marielle fue la quinta concejal más votada de Río en las elecciones de 2016, con 46.502 votos. de la mano del PSOL

En la Cámara, presidía la Comisión de la Mujer y, el mes pasado, fue nombrada ponente de la comisión que acompañará la intervención federal en la seguridad pública de Río.

Maré es una de las favelas más violentas de Río, ubicada al norte de la ciudad, no muy lejos del aeropuerto internacional. Este vasto vecindario, poblado por 140.000 habitantes, ha estado viviendo durante años al ritmo de los tiroteos, entre las guerras de bandas de narcotraficantes y las intervenciones de la policía .

Un hecho traumático en su juventud, la muerte de su mejor amiga víctima de una bala perdida en la Maré, animó a esta socióloga a trabajar en la denuncia de la violencia dentro de las favelas.

Ahora la violencia se cobra su propia muerte. El impacto ha sido directamente proporcional con el momento que viven las causas feministas y su lucha contra la violencia estatal.
La Articulación de Mujeres Brasileñas la recordó con el video que Marielle utilizó en su campaña y exigió “el escrutinio de los hechos, la verdad y la justicia”. “Este crimen brutal no callará la causa y el legado de Marielle. Transformaremos dolor en lucha, y seguiremos resonando la denuncia de la violencia contra la población negra y pobre del país. ¡No nos callarán! ¡Por Marielle, más fuertes seremos!

El concejal Tarcisio Motta (PSOL-RJ), compañero muy cercano a Marielle, dijo que su trabajo en ese área aún era muy incipiente.

Al momento de ser asesinada acompañaba denuncias sobre la actuación de la policía en Villa Kennedy, una favela en la zona oeste de Río que fue elegida como laboratorio de la intervención. El viernes pasado la policía intervino sobre ese territorio, donde destruyó locales de varios comerciantes. El operativo terminó con una revuelta de los vecinos.

El mes pasado, Marielle había dicho que la intervención federal era una farsa. “Y no es una conversación de hashtag. Es una farsa. Tiene que ver con la imagen de la cúpula de la seguridad pública, con la salvación del PMDB, tiene relación con la industria del armamentismo”, declaró.

Hace una semana publicó un texto en sus redes sociales denunciando abusos del 41º batallón de la PM en la favela de Acari. “En esa semana asesinaron a dos jóvenes . Hoy la policía caminó por las calles amenazando a los vecinos. Sucede desde siempre y con la intervención se ha vuelto peor”, decía.

El 41º batallón es uno de los que más registra muertes como consecuencia de oposición a la intervención policial. Un ejemplo: María Eduarda da Conceição, 13 de años, fue muerta a tiros frente a la escuela donde estudiaba, en marzo de 2017.


Brasil lloró el jueves su muerte al grito de “Luto e luta” (Luto se transforma en lucha), “Policía asesina, no nos va a hacer callar” o “Mujer guerrera que murió por el pueblo”, gritaron cientos de personas congregadas en las puertas del cementerio de Caju, en la zona portuaria de Río, donde Marielle fue enterrada.

El dolor y la rabia se tradujeron en multitudinarias protestas en varias ciudades del país. Y más allá de sus fronteras: varias organizaciones internacionales exigieron una investigación urgente y transparente, como la Oficina de la ONU para los Derechos Humanos o Amnistía Internacional.

Un tema que estaba particularmente cerca de su corazón: en 2014 y 2015, la favela de Maré había sido ocupada por soldados y muchos residentes habían denunciado varios abusos. La fuerza policial de Río es una de las más mortíferas del mundo. En 2016, 925 personas murieron durante las operaciones policiales, según el think tank Foro de Seguridad Pública de Brasil. Los grupos de derechos humanos han calculado que en 2017 fueron más de mil.

Al enterarse de su muerte, Caetano Veloso le dedicó esta canción.

 

Dejá tu comentario