Sociedad Vivienda Sindical | PIT-CNT | San José

Programa de Vivienda Sindical sorteó las llaves de 27 viviendas en San José

Las obras en la cooperativa Covitra demandaron un período de 24 meses. Los beneficiarios tuvieron que esperar tres años, porque se les inundó el terreno.

En una emocionante ceremonia, se sortearon las llaves de las 27 viviendas de la cooperativa Covitra de San José, pertenecientes al Programa de Vivienda Sindical (PVS). La cooperativa debió sortear varias dificultades, pero logró finalmente hacer realidad el sueño de la casa propia en una obra que llevó 24 meses de construcción.

Las viviendas, que serán el hogar para familias de trabajadores pertenecientes a distintos gremios como la construcción, la enseñanza privada, el magisterio, la salud y los trabajadores municipales, consisten en 16 viviendas de 2 dormitorios, 7 de tres dormitorios y 4 de cuatro dormitorios, todas realizadas bajo el sistema constructivo SPM.

Durante el sorteo en San José, estuvieron presentes autoridades locales de la Intendencia de San José y del Ministerio de Vivienda, de la Federación de Cooperativas de Viviendas Sindicales, el Instituto CET PVS y el presidente del PIT-CNT, Marcelo Abdala, quien se mostró con mucha alegría por la concreción del proyecto, a pesar de las dificultades que tuvieron por el camino.

"A través de metodologías industriales de construcción en 24 meses se resolvió el tema de la vivienda que es muy importante para los trabajadores. Si uno mira la rebaja salarial que tuvimos el año pasado, lo que implica el alquiler, aquí la gente está resolviendo una parte de su vida y es un día de terrible alegría que vamos a poder festejar con los compañeros y compañeras", expresó Abdala.

Según dijo, este nuevo sorteo de llaves demuestra que, aunque sea a un ritmo más lento de lo que se preveía, debido a distintos obstáculos, dificultades o temas burocráticos, "se ha demostrado que el Programa de Vivienda Sindical es una herramienta indispensable para resolver la vivienda de un sector social que tiene capacidad de pago porque trabaja, pero no tiene capacidad de ahorro", expresó Abdala y dijo que eso demuestra que se puede concretar el sueño de la casa propia.

El presidente del PIT-CNT valoró el trabajo y la disposición del Ministerio de Vivienda, aunque opinó que habría que repensar los mecanismos de financiación para acelerar los procesos.

"Si estamos hablando de procesos más industrializados las formas de financiación no necesariamente tienen por qué ser iguales que otras modalidades de construcción. La idea es lograr tener distintas formas de financiación que hagan que este proyecto se masifique porque la necesidad de vivienda es mucho más grande que lo que estamos concretando", aseguró Abdala.

Según dijo, hay voluntad por parte del Ministerio para estos cambios, y han tenido un diálogo fluido con la cartera, pero admitió que hay un problema que va más allá de la voluntad del Ministerio y que es presupuestal.

"Nosotros tenemos diferencias con el gobierno sobre cuáles son las prioridades de inversión. Esto multiplica el bienestar de la gente más desposeída que vive de su trabajo. Hay un achique presupuestal importante que se vio en el presupuesto nacional y en la rendición de cuentas, pero esto no lo podemos atribuir a diferencias con el Ministerio de Vivienda porque sabemos que hizo gestiones para mejorar el presupuesto", afirmó el presidente de la gremial.

Por su parte, Carolina Polay, una de las integrantes de la cooperativa, contó que hace 10 años que fundaron Covitra por lo que lo que vivieron fue un momento "muy significativo y movilizador".

"Estamos cumpliendo una meta y nuestro sueño. Venimos luchándola desde hace 10 años, ha sido un proceso largo, pero hoy tiene sus frutos a pesar de que no es el fin de la obra, sino que es cuando vamos a saber que vivienda nos corresponde a cada uno", contó Polay.

Dijo que a pesar de que fundaron la cooperativa hace 10 años, los trabajos de construcción comenzaron en noviembre de 2019, ya que en 2016 cuando iban a comenzar las obras el terreno de les inundó por lo que tuvieron que esperar casi 3 años para retomar los trabajos.

En tanto, Yamila Ferreira, otra de las integrantes de la cooperativa, dijo sentirse orgullosa de haber logrado llegar a tener su vivienda propia.

"Yo me integré en 2016 cuando iba a empezar la obra, pero hubo una inundación y trancó un poco el proyecto por lo que se empezó en 2019. Tenemos un grupo muy unido en la cooperativa que nos ha permitido sortear todos los obstáculos que se nos han presentado", destacó emocionada.

Dejá tu comentario