Sociedadeducación | Universidad de la República | Facultad de Veterinaria

Profesora particular vendía por Whatsapp respuestas de los exámenes de Veterinaria

Cobraba entre 2.000 y 6.000 pesos por sus servicios. Las estrategias para conseguir la información. Un centenar de alumnos involucrados

Una profesora particular cobraba a estudiantes entre 2.000 y 6.500 pesos por adelantar las preguntas y respuestas de exámenes y parciales de la Facultad de Veterinaria, señala este miércoles un informe de La Diaria.

Más de un centenar de alumnos -sobre un total de 500- de asignaturas como Fisiología, Microbiología y Genética estaban en contacto con la profesora a través de Whatsapp.

La denuncia fue realizada el 30 de mayo de 2017 por un docente de la Facultad tras constatar irregularidades en las pruebas.

Recién el 1° de agosto de 2018 esas irregularidades volvieron al tapete a partir del informe final de Jurídica de la Udelar.

El Consejo de la Facultad de Veterinaria tratará este tema en base al contenido de la investigación.

El informe maneja faltas y delitos en los que podrían haber incurrido los involucrados.

La docente en cuestión habría incurrido en una conducta "indebida" y ejecutó una "maniobra fraudulenta que vulnera los principios de buena fe, lealtad y respeto, principios deontológicos que como tales deben hallarse presentes en el accionar de todo universitario".

Los hechos "causaron un importante perjuicio a la institución, a la vez que afectaron su imagen y funcionamiento", revela el texto, según La Diaria.

Varios de los estudiantes involucrados dijeron haber sido sorprendidos en su buena fe. Señalaron que esperaban un servicio de "audios explicativos" sobre la materia en cuestión, pero de ninguna manera las respuestas de los exámenes.

A veces las soluciones eran on line. Los alumnos fotografiaban la lista de preguntas -algunas multiple choice y otras abiertas- y éstas eran contestadas por la docente en los grupos de Whatsapp.

La investigación permitió saber que muchas veces la profesora monitoreaba por la red de mensajería lo que pasaba en las aulas.

En otros casos se podía conocer de antemano las preguntas porque el examen se daba por la mañana en Salto y por la tarde en Montevideo.

Una hora y media o dos horas antes del parcial, los estudiantes de los grupos de Whatsapp estaban en conocimiento de las respuestas.

Una estudiante de Salto pidió para tomar el parcial antes de la hora fijada argumentando que tenía una actividad religiosa por la noche. Durante un momento en el que no estaba bajo control docente, envió el material a la docente particular.

El profesor que denunció la maniobra dijo a los investigadores que esta mujer ofreció dinero a los docentes de la facultad para conseguir el material con más antelación.

También dijo que varios de los docentes de las materias involucradas en la maniobra observaron intentos de ingreso a sus cuentas personales de Facebook.

La Facultad de Veterinaria venia ajustando los controles sobre los contenidos de los exámenes.

Los docentes titulares se preocupaban personalmente de que las fotocopiadoras no dejaran rastros de las listas de preguntas.

Además hay un control estricto para que los estudiantes no se copien entre sí. De hecho hay de más de una lista de preguntas y disponen a los alumnos de modo que no haya nadie que tenga un compañero al lado con el mismo cuestionario.

Pero el informe de Udelar recomienda tomar medidas aún "más rigurosas".

Dejá tu comentario